Regresar

HERMANO ENCUBIERTO

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El Señor le contestó: «¡Levántate! ¿Qué haces allí postrado? Los israelitas han pecado y han violado la alianza que concerté con ellos» (Josué 7: 10, 11).

«Ladrón de rosquilla sentenciado a 30 años». Era el título del e-mail. Entenderás por qué captó toda mi atención. ¿Qué tipo de demente se robaría una rosquilla para luego terminar en la cárcel durante 30 años? Tenía que leer la noticia enseguida.

Scott A. Masters estaba muy hambriento y no tenía 52 centavos para comprar la rosquilla, así que buscó que le dieran un «descuento de cinco dedos». El artículo mencionaba que la mayoría de los ladrones de tiendas van por medicamentos o alimentos empacados. En esas secciones se colocan letreros que dicen: «Se dará aviso a la policía». ¿Pero rosquillas recién horneadas? Irresistibles"

Cuando el empleado del comercio intentó detenerlo, el señor Masters lo hizo a un lado de un empujón y se dirigió directamente hacia la salida. Por esa pequeña aventura, el procurador de la ciudad acusó al ladrón de robo con violencia, lo que podía implicar quince años de prisión. Si a esto añadimos unos cinco o diez años más por el robo de la rosquilla, hablamos de casi 30 años tras las rejas. Además de que el sujeto ya tenía antecedentes penales. Mientras lees esto, el Señor Masters está en alguna prisión de Farmigton, Misuri.

Robar nunca es buena idea, especialmente cuando Dios lo dice. El Señor había dejado en claro a los israelitas que una vez que tomaran Jericó, debían destruir absolutamente todo, especialmente las cosas usadas para la adoración de ídolos. Pero Acán no tomó en cuenta ese mensaje. Robó «un hermoso manto de Babilonia, doscientas monedas de plata y una barra de oro de medio kilo» (Josué 7: 21). Acán desobedeció a Dios por esos bienes materiales.

Acán pensó que podía salirse con la suya, pero su pecado afectó a toda la comunidad hebrea, Israel perdió su primera batalla contra la ciudad de Hai, porque Dios los había abandonado debido al pecado de Acán.

¿Puede el pecado de una persona afectar a una comunidad entera? Definitivamente. Si hay un pecado en tu vida que encubres, confiésalo y pide a Dios que te perdone. Hazlo ahora.

NO DEJES DE LEER

Josué 7-9

Puesto que Acán fue el único que pecó, ¿piensas que Dios hizo lo correcto cuando eliminó a toda su familia?


Envía tus saludos a: