Regresar

EL SURGIMIENTO DE SUPERMAN

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El ángel del Señor se le apareció a ella y le dijo: «Eres estéril y no tienes hijos, pero vas a concebir y tendrás un hijo» (Jueces 13: 3).

Era el hombre más fuerte del mundo. Ganó las competencias de fuerza en 2002, 2003, 2005 y 2007. Me refiero a Mariusz Pudzianowski, de Polonia.

Mariusz Pudzianowski fue bendecido con el cuerpo de un dios griego. Piernas poderosas, una cintura delgada, brazos como troncos y una voluntad de ganar que pocos competidores pueden igualar. Era, simplemente, el hombre perfecto. Cuando otros atletas se retorcían de dolor, Pudzianowski continuaba. ¿El secreto de su fuerza? Ninguno, realmente. Cada año Mariusz entrenaba como un campeón. La mayoría de sus victorias las lograba en el gimnasio, mucho antes de alguna competencia.

Fue el hombre más fuerte del mundo hace algunos años, pero mucho antes de que apareciera, otro forzudo dominó el planeta. Se llamaba Sansón, y su fuerza venía directamente de Dios. Dudo que el señor Pudzianowski pudiera tomar un león por la quijada y hacerlo pedazos (Jueces 14: 6), pero Sansón sí pudo. Con una quijada de asno mató a 1000 soldados filisteos. Ningún hombre podrá jamás lograr eso de nuevo.

La fuerza de Sansón provenía de Dios y debía usarse para Dios. El Señor lo levantó para liberar a los israelitas de la mano de los filisteos después de que (mira nada más) «una vez más los israelitas volvieron a hacer lo malo ante los ojos del Señor» (Jueces 13: 1). El nacimiento y la crianza de Sansón fueron muy distintos a los de los otros jueces. Un ángel del cielo se apareció a su madre y le dijo que quedaría embarazada de un bebé, que empezaría a liberar a Israel de los filisteos,

El ángel dijo a su madre y a su padre lo que el niño podía y no podía comer, cómo debía vestir y aun cómo debía tener su cabello, Sansón iba a ser un nazareo (Números 6), alguien que ha tomado un voto sagrado para dedicar su vida a Dios para un propósito específico y santo. Sansón estaba en un club especial, semejante al que pertenecería Juan el Bautista.

NO DEJES DE LEER

Jueces 13-15

¿Qué acto de Dios acompañó las proezas de fuerza de Sansón? Jueces 14: 6; 14: 19; 15: 14, 15; etcétera. ¿Está el Espíritu de Dios activo en tu vida?


Envía tus saludos a: