Regresar

CUIDADO CON LO QUE VES POR AHÍ

Matutina para Android

Play/Pause Stop
La carta decía: «Pongan a Urías al frente de la batalla, donde la lucha sea más dura. Luego déjenlo solo, para que lo hieran y lo maten» (2 Samuel 17: 15).

Hace algunos años fui el orador designado del campamento de menores y adolescentes de una Asociación. Al principio estaba un poco asustado, pues hablar en público es el temor número uno de la mayoría de los estadounidenses, y no soy la excepción. (Ese miedo incluso supera al terrorismo.) Todo salió bien en la primera noche. Logré conocer a algunos jóvenes y niños, y me di cuenta de que eran geniales. Durante la cuarta noche, no preguntes por qué, me sentí inspirado a hablar de la importancia de vivir consagrados a Dios. Incluso compartí el testimonio de cómo yo tuve varias dificultades con hábitos dañinos, tristemente por la influencia de mis amigos que hacían cosas malas. Aquellas decisiones me afectaron durante muchos años.

Al día siguiente, unos cuantos muchachos se acercaron a hablar conmigo.

-Dwain —comenzaron a decir tímidamente-, ¿te acuerdas que anoche hablaste de la pureza, y del pecado del rey David, y cómo tú también tuviste problemas como los de él?

-Sí, lo recuerdo -respondí.

-Verás... nosotros tenemos los mismos problemas.

En ese momento los muchachos miraban fijamente al suelo. Sabían que andaban en algo malo. Pero luego dijeron:

-Anoche fuimos al bosque y destruimos todas nuestras revistas que no son de la iglesia. Solo queremos que ores por nosotros para que Dios nos ayude a permanecer puros.

Me conmovió lo que esos muchachos compartieron conmigo. Cuando empezaron a curiosear con imágenes indebidas, no imaginaron que se volverían adictos.

Las malas decisiones de David lo condujeron al juicio de Dios. Por desgracia, cosechó lo que sembró. Muchas lágrimas lo acompañaron a lo largo de su vida. Dios dejó en claro que como David había asesinado a Urías con una espada amonita, «la espada jamás se apartará de tu familia» (2 Samuel 12: 10). ¡Ten mucho cuidado con las decisiones que tomas en la vida!

NO DEJES DE LEER

2 Samuel 10-12

Lee 2 Samuel 12: 13, 14. ¿Qué impresión de los dan nuestros pecados?


Envía tus saludos a: