Regresar

¡ADIÓS, DAVIDCITO! ¡HOLA, SALO!

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tomen con ustedes a los funcionarios de la corte, monten a mi hijo Salomón en mi propia mula, y llévenlo a Guijón para que el sacerdote Sadoc y el profeta Natán lo unjan como rey de Israel. Toquen luego la trompeta, y griten: «¡Viva el rey Salomón!» (1 Reyes 1: 33, 34).

Nunca es fácil decir adiós. En 2 Samuel conocimos a un valiente joven que mató a un gigante, sobrevivió a numerosos intentos de asesinato y se convirtió en el más grande rey de Israel. Nada mal para un simple niño pastor, ¿eh? Ahora, si bien amables, los años lo habían alcanzado. Su sucesor esperaba el momento, Dios había dicho al rey David que Salomón lo sucedería, pero David no lo comunicó a sus otros hijos, especialmente a Adonías.

Quizá la intención de David era no tener que confesar el incidente de Betsabé. Lo recuerdas, ¿verdad? David codició a la esposa de Urías, y cuando supo que la había embarazado, procedió a eliminar a Urías. Adonías de seguro no recibió el correo electrónico que anunciaba el inminente reinado de Salomón, así que, junto con Joab, el genio militar de David, inició un golpe de estado. Adonías se proclamó rey, encontró un sacerdote que lo ungiera, y se preparó para gobernar el reino. Pero eso no iba a terminar bien.

El rey David, si bien débil y cerca de la muerte, actuó rápidamente después de oír lo que Adonías había hecho. Convocó a Sadoc, el sacerdote; a Benaías, su jefe militar (no olvides a este amigo); y a Natán, el profeta que lo confrontó respecto a su pecado con Betsabé. Juntos instalaron a Salomón como el siguiente rey de Israel.

Los seguidores de Adonías huyeron cuando oyeron que Dios, por medio de David, había declarado rey a Salomón. Este pudo haber matado a su hermano mayor por su traición, pero lo dejó vivir en ese momento, lo perdonó (1 Reyes 1: 52, 53). Aunque luego tuvo que mandarlo matar, pero por otro acto de maldad (1 Reyes 2).

El primer libro de los Reyes registra la fiesta del debut de Salomón. Es además el libro que capta más poderosamente la historia de Salomón cuando se apartó de Dios, y cómo eso cambió a Israel para siempre. Como leíste en 1 Reyes, de nuevo tendrás que considerar uno de los temas esenciales de la Biblia: obedecer a Dios no es opcional, es esencial para tener éxito en la vida.

NO DEJES DE LEER

1 Reyes 1-3

Por favor no dejes de leer 1 Reyes 3. Si Dios prometiera concederte cualquier beneficio que quisieras, ¿qué pedirías? ¡La respuesta de Salomón debería ser la tuya!


Envía tus saludos a: