Regresar

EL ABUSIVO, PRIMERA PARTE

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Así dice el rey: «No se dejen engañar por Ezequías. ¡Él no puede librarlos de mis manos!» (2 Reyes 18: 29).

Los abusivos vienen en todas formas y todos tamaños. Algunos son bajitos. Otros, altos. Algunos chicos y chicas son populares en sus escuelas porque intimidan a otros estudiantes. Algunos chicos son abusivos para llamar la atención. Cualquiera sea la razón para intimidar a otro, una cosa es segura. A nadie le gusta que se aprovechen de él o ella. Aun a los abusivos les disgusta que abusen de ellos.

El rey de Asiria es uno de los peores abusivos de la Biblia. Mientras Israel y Judá se debilitaron por sus pecados, Asiria se fortaleció. Los asirios eran de la clase de abusivos que te hacen papilla a puñetazos y luego lo cuentan a todo el mundo. Si intentas ser amable con ellos o evitar su furia, te convierten en su esclavo o esclava. Eso le pasó al rey Acaz de Judá cuando pidió a Tiglat Piléser (lo llamaré «Tig») ayuda contra el rey Rezín de Siria, y Pecaj, rey de Israel (2 Reyes 16: 7-9). Por qué el rey de Israel ayudaba a una nación enemiga a destruir a sus hermanos y hermanas en Judá, nunca lo sabré. Nada perjudica tanto a una familia como el odio que causa el pecado, ¿no?

Después de sobornara Tig con oro y plata del Templo del Señor y de su propio palacio, Acaz compró el apoyo del abusivo, Tig le entregó una victoria masiva contra Siria e Israel. Mató a Rezín y obligó a Pecaj e Israel a pagar grandes sumas de dinero para prevenir la destrucción total. ¡Acaz estaba eufórico!

«¿Ahora qué vas a decir, Israel? -lo escucho gritar- ¿Quién es el mejor?» Acaz viajó a Damasco, capital de Asiria, para conocer a su poderoso amigo, Tig el abusivo. Acaz dibujó los templos de los dioses asirios y los reprodujo en Judá. Hasta cambió el servicio de adoración de Judá para complacer a Tiglat Piléser (vers. 16, 18).

Todos los que tratan de ser agradables con los abusivos pronto se dan cuenta que nunca, jamás, quedan satisfechos. Después de Tig se levantó Salmanasar, y asumió el poder en Egipto. Lo que Tig empezó, Salmanasar lo terminó. Cuando Oseas, el nuevo rey de Israel, dejó de pagar tributo a Asiria, Salmanasar destruyó totalmente el reino y deportó a todos sus habitantes a Asiria. El pacto de Acaz lo libró de Israel, pero los abusivos nunca están satisfechos.

NO DEJES DE LEER

2 Reyes 16-18

¿Te has puesto a pensar por qué Dios se apartaría de alguien? 2 Reyes 17: 7-23 fe responderá esa pregunta. Dios es perdonador, pero aun su gracia tiene un límite.


Envía tus saludos a: