Regresar

EL ABUSIVO, SEGUNDA PARTE

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Isaías hijo de Amós le envió este mensaje a Ezequías: «Así dice el Señor Dios de Israel: “Por cuanto no has rogado respecto a Senaquerib rey de Asiria, te he escuchado"» (2 Reyes 19: 20).

Ningún abusivo o abusiva es digno de ese apodo sino cumple sus amenazas. Cierta vez oía un abusivo decir: «Si dices algo más voy y te saco el ojo de un golpe». Me di cuenta de que hablaba en serio, porque sus palabras apestaron todo el ambiente. Aquella amenaza estaba sobrada de halitosis.

Ningún abusivo bíblico, aparte de Satanás, por supuesto, amenazaba mejor que Senaquerib, el rey de Asiria que sucedió a Salmanasar. Esto es lo que Senaquerib escribió a Ezequías, rey de Judá (sí, se trata del mismo Judá cuyo rey Acaz hiciera un acuerdo años antes con Asiria para destruir a lsrael y Siria): «¿En qué se basa tu confianza? Tú dices que tienes estrategia y fuerza militar, pero estas no son más que palabras sin fundamento. ¿En quién confías, que te rebelas contra mí?» (2 Reyes 18: 19, 20). ¿Traducción? «¿Estás seguro de que quieres vértelas conmigo?»

Senaquerib profirió un montón de palabras desafiantes, luego presentó una lista de «Quién es Quién» de las naciones que había derrotado, las que habían pensado que sus dioses podrían protegerlos de Senaquerib. ¡El viejo «Sen» habló más pestes que Muhammad Ali, el gato más «bocón» de la historia! Ah, pero Senaquerib cometió un gran error. Subestimó a Ezequías.

Ezequías no era un golpeador de abusivos, pero conocía a Alguien que sí. La Biblia dice que Ezequías abrió ante Dios la carta de Senaquerib, y oró. Esto es lo que dijo: «Señor, Dios de Israel, entronizado sobre los querubines: solo tú eres el Dios de todos los reinos de la tierra. Tú has hecho los cielos y la tierra. Presta atención, Señor, y escucha; abre tus ojos, Señor, y mira; escucha las palabras que Senaquerib ha mandado a decir para insultar al Dios viviente» (2 Reyes 19: 15,16). ¡Esa sí es una oración! ¡Ezequías pidió ayuda a Dios!

Además, Ezequías buscó la ayuda de alguien que conocía a Dios: el profeta Isaías. Este dijo al angustiado rey que Dios había oído su plegaria. En una sola noche, el ángel de Dios mató a 185 000 soldados asirios. El reino de terror de Asiria tuvo un final sangriento.

NO DEJES DE LEER

2 Reyes 19-21

¿Por qué Dios oyó la plegaria de Ezequías? Lee 2 Reyes 18: 1-8. ¿Responde Dios las plegarias de los justos solamente?


Envía tus saludos a: