Regresar

"PHAT JOE"

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Josías hizo lo que agrada al Señor, pues en todo siguió el buen ejemplo de su antepasado David; no se desvió de él en el más mínimo detalle (2 Reyes 22: 2).

Antes de hablar de «Phat Joe», ¿te importa si recapitulo un poco? ¿Viste que Dios dio a Ezequías quince años más de vida cuando el pobre estaba a punto de morir (2 Reyes 20: 2-6)? ¡Genial! Sé además que no te saltaste la lectura de su enorme error (vers. 12-21).

Pero volvamos a Joe, y no, el título de hoy no se refiere a Fat Joe, el rapero latino. Me refiero a «Phat Joe», el chico de la Biblia cuyo representante estalló en ira debido a su fidelidad a Dios. Vamos a imaginar. Supón que eres un príncipe, como Guillermo y Enrique de Inglaterra. ¿Cómo te sentirías si supieras que un día serás el rey de toda la tierra? ¿No sería grandioso?

Pues imagina que te conviertes en rey a la madura edad de ocho años. Me oíste bien, ocho. Como si eso no hubiera sido lo suficientemente complicado, «Joe» fue ungido rey después de que a su padre lo asesinaran algunos de sus propios oficiales. Su padre duró solamente dos años en el trono y fue uno de los reyes más perversos de la historia de Judá. Oh, pero espera, hay más. Su abuelo, Manasés, fue la verdadera oveja negra de la familia. La Biblia dice: «Además del pecado que hizo cometer a Judá, haciendo así lo que ofende al Señor, Manasés derramó tanta sangre inocente que inundó a Jerusalén de un extremo a otro» (2 Reyes 21: 16).

Los genes de Josías estaban echados a perder, pero eso no le impidió destacarse positivamente. Escuchó a los sabios consejeros ancianos, y aprendió bien cómo ser rey. Pero algo cambió su vida cuando rondaba los veinte años: alguien encontró el libro de la Ley, Tenía registradas todas las leyes que Dios había dado a Moisés, el libro que se suponía Israel atesoraría. Leíste dónde lo encontraron, ¿verdad? Ajá, en el templo. ¿Cómo puede uno perder la Biblia en la iglesia?

Cuando Josías se dio cuenta de lo que había encontrado, rasgó sus ropas y lloró. Después dirigió a la nación durante una ceremonia de arrepentimiento, rogando el perdón de Dios por haber quebrantado las leyes del Sagrado Libro. La fidelidad de Josías transformó a Judá, y todo comenzó cuando todavía era adolescente (2 Crónicas 34: 3).

NO DEJES DE LEER

2 Reyes 22-25

Aun después de la reforma de Josías, Judá regresó a sus pecados. ¿Cuál fue el fin de Judá? Lee 2 Reyes 25: 1-13.


Envía tus saludos a: