Regresar

LOS PORTEROS

Matutina para Android

Play/Pause Stop
En el pasado, Finés hijo de Eleazar fue su jefe, y el Señor estuvo con él (1 Crónicas 9: 20).

El capítulo 9 de 1 Crónicas señala el final de las genealogías. No pudo ser en mejor momento, ¿verdad? Mientras gritas de alegría, recuerda: Los primeros nueve capítulos narran la historia de Israel desde la creación (Adán) hasta el regreso del exilio de Judá en Babilonia (2 Reyes 23-25). A partir del capítulo 10, el libro regresa para contar la historia de la muerte de Saúl y la asunción de David. Así que los capítulos 1 al 9 nos llevan a conocer con rapidez los antecedentes de la nación. Los capítulos 10 al 29 son una ventana en retrospectiva al piadoso reinado de David, muchísimos años antes de que Asiria y Babilonia se llevaran a Israel y Judá al cautiverio. ¿Lo captas? (¡No, no lo captas!)

Luego de que entendí la genealogía y eso de la retrospectiva, 1 Crónicas 9 me dejó frío. ¿Por qué el escritor invirtió tanto tiempo en los porteros después de redactar las genealogías (capítulos 1-8) tan directamente? ¿Qué onda con eso? Cuando los escritores de la Biblia invierten tiempo en un tema, es porque es importante.

Los porteros o conserjes del antiguo Israel eran personas especiales, sacerdotes que guardaban el Templo a toda hora, de día y de noche. Bajo la dirección de Finés, abrían y cerraban las puertas a su debido tiempo, y se aseguraban de que nadie impuro entrara a ese lugar santo. Los porteros también cuidaban con esmero las vasijas que usaban los sacerdotes en la adoración; las contaban cada día para estar seguros de que no habían perdido alguna, Dios estaba «con» Finés al dirigir esa tarea aparentemente simple.

El trabajo de los porteros de hoy es más bien aburrido. Abren puertas, saludan a la gente, responden preguntas, llaman taxis, etcétera, pero no era así en el antiguo Israel. Yo creo que los porteros podían ver que la presencia visible de Dios brillaba a través de las aberturas del tabernáculo. Miraban cuando Moisés entraba a la tienda de reunión para hablar cara a cara con Dios. Al escritor de 1 Crónicas lo emocionaban los porteros, porque su presencia significaba que se reanudaría la adoración al Dios verdadero. Los porteros fueron un emblema del perdón a Israel y la restauración de Dios para con Israel.

¿Cómo tratas a los ujieres de tu iglesia? ¿Cómo manejas las «cosas» de Dios?

NO DEJES DE LEER

1 Crónicas 7-9

¿Qué dijo el rey David sobre los porteros? Salmos 84: 10.


Envía tus saludos a: