Regresar

¿QUIERES SABER?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Dense cuenta de que nosotros sí mantenemos el culto al Señor nuestro Dios, a quien ustedes han abandonado. Así que Dios, con sus sacerdotes, va al frente de nosotros (2 Crónicas 13: 11, 12).

Una de las preguntas más difíciles de la vida es: «¿Cómo puedo saber que Dios está conmigo?». Cierta vez conocía un adolescente durante una semana de oración que se debatía con esa pregunta.

John era uno de los chicos más inteligentes que jamás he conocido, pero algo le faltaba en su vida, así que después de un servicio en la iglesia, me llamó para que pudiéramos platicar en privado.

-Pastor Dwain -empezó a decir-, escuché lo que dijo esta semana y todo eso, pero realmente no siento a Dios en mi vida.

Lo animé a que continuara.

-Yo no me meto en problemas ni nada por el estilo. Todo el tiempo intento hacer cosas buenas, pero no tengo esa conexión con Dios. ¿Sabe a lo que me refiero?

-Sí, creo que sí -contesté. No estaba seguro de qué decir después. Yo también había experimentado una época como la de John, cuando no estaba seguro de si yo «sentía» a Dios, o si él me «sentía» a mí.

Después descubrí que John básicamente no tenía familia. Algunos parientes, pero no tenía una relación cercana con ninguno de ellos. De algún modo, John terminó asistiendo a la iglesia con algunos amigos y se unió al grupo local de jóvenes.

Le dije a John que Jesús entendía cómo se sentía el ser cortado de una conexión con Dios, su Padre. Le dije que no confiara en sus sentimientos, porque los sentimientos pueden confundirnos cuando se trata de nuestra relación con Dios. Podemos estar seguros de que está con nosotros cuando obedecemos su Palabra. Si lo buscamos, él nos encontrará (Jeremías 29: 13).

En la lectura de hoy conocerás al rey Abías, el rey bueno de Judá que peleó contra el malvado rey Jeroboán del reino de Israel. Abías sabía que Dios estaba con él en la batalla, aun si sus fuerzas fueran superadas en número a razón de dos contra uno. ¿Por qué? Porque Abías obedecía la Palabra de Dios. Tú también puedes tener la convicción de que Dios está contigo. Busca a Dios por medio de la oración, el estudio de la Biblia y el servicio. ¡Luego, obedécele!

NO DEJES DE LEER

2 Crónicas 13-15

¿Quieres la presencia de Dios en tu vida? 2 Crónicas 15: 1, 2 te dice cómo conseguirla.


Envía tus saludos a: