Regresar

VOLVAMOS A INTENTAR

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El Señor Dios del cielo, que me ha dado todos los reinos de la tierra, me ha encargado que le construya un templo en la ciudad de Jerusalén, que está en Judá (Esdras 1: 2).

¡Viva! Ahora sí estamos avanzando. No dejes de leer, que las cosas están por ponerse interesantes.

El final del segundo libro de Crónicas ofrece el último capítulo de la destrucción de Judá. El rey Nabucodonosor (el mismo que arrojó a los tres jóvenes hebreos al horno de fuego) había llevado a la nación de Judá al exilio. El libro de Jeremías se debe leer junto con 2 Crónicas, ya que Jeremías profetizó durante los días finales de Judá, y dijo al pueblo que estaría 70 años en el exilio. El libro de Daniel aborda un poco lo que sucedió durante ese período específico. Pero ya llegaremos a todo eso. Ahora es importante advertir que una gran parte del resto del Antiguo Testamento señala hacia atrás, a lo que ya leíste desde Génesis hasta 2 Crónicas.

Si el final de 2 Crónicas te puso tan triste como a mí, entonces a los dos se nos levantará el ánimo. El libro de Esdras es una bocanada de aire fresco, porque nos muestra que Dios no desecha a las personas que se portan mal. Dios puede castigarlas, aun permitir que otros las gobiernen, pero una cosa es segura. El Señor nunca, nunca, olvida a su pueblo.

Pasados los 70 años, el rey Ciro de Persia, como Dios instruyó, se abalanzó sobre Babilonia y la dominó. Ciro y los persas fueron mucho más misericordiosos con sus prisioneros que los malvados babilonios. El rey persa liberó al remanente de varias naciones conquistadas, entre ellos a los judíos de Israel.

No solamente los liberó, sino que Ciro, un rey pagano, obedeció a Dios al dar a los liberados israelitas la oportunidad de reconstruir el Templo del Señor. Recuerda, los babilonios redujeron a cenizas el templo que construyera Salomón. El libro de Esdras cuenta cómo un pequeño grupo de personas que sobrevivieron al exilio babilónico, reconstruyeron sus vidas al reconectarse con Dios.

Zorobabel, descendiente del rey David, dirigió al primer grupo que regresó a Jerusalén. Esdras condujo a un segundo grupo. El tema de mayor importancia de Esdras se concentra en la reconstrucción de la conexión destruida de Israel con Dios por medio de la adoración.

NO DEJES DE LEER

Esdras 1-3

¿Qué empezaron a reconstruir primero Zorobabel y los exiliados? Lee Esdras 3. ¿Por qué?


Envía tus saludos a: