Regresar

MOVIMIENTO ATREVIDO

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Al escuchar esto, me senté a llorar; hice duelo por algunos días, ayuné y oré al Dios del cielo (Nehemías 1: 4).

El libro de Esdras termina con una reforma espiritual. El libro de Nehemías empieza con una transformación física. Los dos tienen algo en común.

Pero antes de que lleguemos a eso, es esencial explicar algo del trasfondo histórico, Nehemías, al igual que Esdras, fue un exiliado bajo el rey Artajerjes de Persia. Nehemías tuvo uno de los puestos más importantes en la corte del rey, como leerás hoy. Antes de que Jerónimo, traductor de la Biblia al latín, diera el nombre de Esdras a ese libro, y Nehemías al que lleva su nombre, ambos libros eran considerados uno solo. Otros los han titulado Primer y Segundo libro de Esdras. Él y Nehemías se conocieron, aunque sus profesiones eran diferentes.

Esdras se concentró en reconstruir la quebrantada vida espiritual de Israel. Nehemías sintió el llamado de reconstruir las murallas de Jerusalén, que Nabucodonosor y los babilonios destruyeron y quemaron cuando llevaron al exilio a Judá.

Cuando Nehemías escuchó que el remanente de los judíos estaba muy angustiado porque las murallas de Jerusalén yacían destruidas, y sus puertas en ruinas, se sentó y lloró. Una vez más, yo no estaba listo para tanta emoción. No soy un llorón, así que el hecho de que Nehemías llorara a voces cuando oyó que Jerusalén estaba «sin murallas», no me conmovió. Pero entonces investigué un poco la importancia de las murallas en esa época.

Las murallas eran muy importantes en los días de Nehemías. Bueno, ¡todavía lo son! Sin una muralla, la gente era presa fácil; cualquiera podía entrar y robar, lastimar o matar. Para los 50 000 hebreos que regresaban del exilio, una muralla destruida era símbolo de su humillante derrota a manos de los babilonios. Imagina a tu país sin un ejército para proteger a sus ciudadanos. Así vio Nehemías al remanente de los judíos en Jerusalén. Así que hizo lo mismo que Esdras cuando se enfrentó a un enorme reto. Oró. ¡Nehemías quería la guía de Dios!

Si quieres saber qué significa ser un líder piadoso durante tiempos difíciles, si quieres hacer algo grande para Dios, entonces este es tu libro. ¡Nehemías es tu personaje!

NO DEJES DE LEER

Nehemías 1-3

La oración de Nehemías es importante por muchas razones. ¿Qué nos dice Nehemías 1:8 sobre la importancia de reclamar las promesas de Dios cuando oramos?


Envía tus saludos a: