Regresar

LA BATALLA FINAL DE NEHEMÍAS

Matutina para Android

Play/Pause Stop
¡Acuérdate de mí, Dios mío, y favoréceme! (Nehemías 13: 31).

Caray, odio despedirme de Nehemías. Aprendí tanto acerca sobre liderazgo mientras lo escuchaba y veía en acción, que siento que todo es posible con la ayuda de Dios.

Nehemías contempló la visión de un remanente judío fuerte, pleno, santo, y no permitió que algo tapara esa visión. ¿Por qué? Sabía que su visión era la de Dios. Él quería personas que vivieran y lucieran como sus hijos, y Nehemías también.

Los cuatro capítulos finales del libro abarcan el arrepentimiento de Israel por sus pecados pasados, su compromiso de obedecer todo lo que Dios pedía, la asombrosa ceremonia de dedicación para la muralla reconstruida, y la partida de Nehemías.

Después de que el trabajo estuvo hecho, Nehemías regresó con el rey Artajerjes en Persia, que le había permitido ir y reconstruir las murallas de Jerusalén. Algún tiempo después, Nehemías pidió al rey permiso para volver de nuevo a Jerusalén, y lo que encontró casi le hizo reventar las venas.

El pueblo que se había comprometido a no casarse con personas de otras naciones paganas había ligado con ellas por todos lados, Nehemías se molestó tanto que golpeó a algunos y les tiró del cabello (Nehemías 13: 25). El pueblo también había dejado de llevar sus diezmos y ofrendas al Templo, forzando a los levitas y a los sacerdotes a trabajar en casa, en vez de servir a Dios en el Templo. Hasta se hacían negocios en sábado. Eso encolerizó a Nehemías.

Él no iba a dejar las cosas así. Destituyó a esos sacerdotes y levitas que pecaban contra Dios. Luego reanudó los servicios en el Templo y detuvo la práctica de los negocios en sábado. Cerró las puertas de la ciudad, de modo que los mercaderes no pudieran entrar o salir durante las horas sagradas.

¿Por qué Nehemías pasó nuevamente por tantos líos cuando ya había soportado bastante al reconstruir la muralla? Es que Nehemías quería complacer a Dios. Quería que Dios recordara lo que había hecho para dar gloria a su nombre. ¡Él no se habría ido sin antes complacer a Dios!

NO DEJES DE LEER

Nehemías 10-13

¿Cuáles son las dos lecciones que has extraído del libro de Nehemías? También lee Nehemías 12: 27-31. ¿Cuál es el verdadero propósito de la música?


Envía tus saludos a: