Regresar

"SERÉ…"

Matutina para Android

Play/Pause Stop
¡Cómo has caído del cielo, lucero de la mañana! Tú, que sometías a las naciones, has caído por tierra (Isaías 14: 12).

Fue un colapso espectacular, una de las caídas más grandes de la historia política. Todos los noticieros informaron su versión de los hechos: «Escándalo del gobernador de Nueva York».

Como a la mayoría de los estadounidenses, la noticia también me impresionó. Toda una figura poderosa en la política, ahora acusado de adulterio, con su carrera prácticamente destruida. Cuanto más me enteraba de los detalles de aquel triste momento de la vida de Eliot Spitzer, ahora caído en desgracia, más lástima me daba, especialmente por su esposa y sus hijos.

Muchos poderosos empresarios de Nueva York se enorgullecieron al ver a Eliot Spitzer humillado y desprestigiado ante toda una ciudad. Cuando él había sido el procurador general de Nueva York, había investigado y llevado a juicio a varios de esos empresarios. Spitzer había construido su carrera en base a una conducta intachable, la de un hombre incorruptible. Hasta había mencionado su idea de ser presidente del país algún día. Desafortunadamente, no pudo controlar sus impulsos; la verdad es que nadie puede, ni tú ni yo.

Isaías 14 nos presenta a otro «sujeto» que no pudo controlar sus impulsos. Era una de las criaturas más bellas de todo el cielo. Hasta recibió un nombre especial, Lucifer, que significa «estrella de la mañana». Pero todo eso no fue suficiente para él. Quiso más.

«Subiré hasta los cielos», dijo en su corazón, como si no hubiera estado ya en el cielo. «¡Levantaré mi trono por encima de las estrellas de Dios! Gobernaré desde el extremo norte, en el monte de los dioses» (Isaías 14: 13). Lucifer decidió en su corazón destronar a Dios, pero como leerás en el resto de Isaías 14, fracasó.

Sin embargo, no se rinde fácilmente.

De hecho, fueron Lucifer y sus ángeles caídos los que sedujeron, tentaron y finalmente destruyeron la carrera de Eliot Spitzer. Noticia de último minuto: quiere hacernos lo mismo a nosotros (1 Pedro 5: 8).

NO DEJES DE LEER

Isaías 13-15

¿Por qué o para qué Dios dio a Isaías detalles de las intenciones de Lucifer?


Envía tus saludos a: