Regresar

UNA MARCHA PARA SATANÁS

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Desde el día en que fuiste creado tu conducta fue irreprochable, hasta que la maldad halló cabida en ti (Ezequiel 28: 15).

El capítulo 28 de Ezequiel es una profecía en contra del príncipe de Tiro. Algunos eruditos piensan que era un emperador llamado Itobaal II. Sé que te hubiera gustado poner ese nombre a tu primer hijo, pero bueno, la mamá de Itobaal se te adelantó.

Dios humilló a Itobaal II porque «en la intimidad de tu arrogancia dijiste: “Yo soy un dios. Me encuentro en altamar sentado en un trono de dioses”. Pero tú no eres un dios, aunque te creas que lo eres. Tú eres un simple mortal» (Ezequiel 28: 2). Creo que Dios le habrá dicho: «¿Qué?».

La ciudad de Tiro fue construida originalmente sobre una isla muy cerca de la costa del Líbano, lo que proveyó a la nación una poderosa defensa natural en contra de los enemigos. Es muy poco probable que puedas escapar de una isla que está completamente custodiada, ni siquiera de noche. Itobaal II pensaba, como todos los príncipes antes que él, que nadie podría conquistar Tiro. Sin embargo, Dios dijo a Ezequiel que le escribiera un canto fúnebre a ese príncipe que aún estaba vivo. Tienes que entender algo: es desagradable que alguien te componga una marcha fúnebre si no has muerto. ¡Por favor, no escribas algo de mí en tiempo pasado! Oye, no tiene gracia.

Mientras Dios describía la caída de Itobaal, también describía la caída de otro muchacho que se creía «el Don». La descripción comienza en el versículo 13 del capítulo 28 y termina en el versículo 17. Mira lo que dice el 14: «Fuiste elegido querubín protector, porque yo así lo dispuse. Estabas en el santo monte de Dios, y caminabas sobre piedras de fuego».

ltobaal II nunca fue un querubín, ni tampoco estuvo en el santo monte de Dios. Si estos textos no se refieren a él, ¿entonces a quién de quién hablaba el Señor? El siguiente texto nos da una pista: «Desde el día en que fuiste creado tu conducta fue irreprochable, hasta que la maldad halló cabida en ti» (vers. 15). Solo hay un ser que fue un ángel en el cielo, caminó ante la presencia de Dios y de algún modo desarrolló una profunda maldad. Su nombre es Satanás.

Satanás está vivito y coleando, pero Dios ya le escribió la marcha fúnebre y no creo que le guste cómo termina.

NO DEJES DE LEER

Ezequiel 28-30

¿Te has preguntado alguna vez quién gobierna a los gobernantes de este mundo? Lee Ezequiel 30: 20-26.


Envía tus saludos a: