Regresar

¿QUÉ HAY EN UN NOMBRE?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Así que tuvo que defender mi santo nombre, el cual los israelitas profanaban entre las naciones por donde iban (Ezequiel 36: 27).

Hace años escuché un sermón que predicó el pastor de mi iglesia. Ese fin de semana él estaba solo en su casa. Su esposa había salido de la ciudad, su hija estaba en la universidad y su hijo estaba a punto de salir de gira con el coro de su escuela. Antes de que su hijo saliera de la casa, el pastor Doggette le dio un par de consejos:

-Hijo -empezó-, ¡eres un Doggette! Llevas mi apellido. Regresa a casa con el nombre de tu familia intacto

Yo estuve en el coro de mi escuela, y creo que el pastor también, pues sabía qué «cosas» podían pasar en esos viajes, y que pueden arruinar una buena reputación. Mi pastor quería que su hijo supiera que su apellido era muy especial. Su comportamiento en dicho viaje determinaría si su nombre seguiría con buena fama, o quedaría totalmente pisoteado

Mucha gente se preocupa por su buen nombre, pero nadie más que Dios. Cuando su reputación está en juego, él va en serio, tanto que el tercer mandamiento dice: «No pronuncies el nombre del Señor tu Dios a la ligera. Yo, el Señor, no tendré por inocente a quien se atreva a pronunciar mi nombre a la ligera» (Éxodo 20: 7).

El pueblo de Israel nunca entendió plenamente cuán relacionada estaba su conducta con la reputación de Dios. Todos sabían que pertenecían al «Dios verdadero». Las naciones paganas vecinas de Israel fueron testigos de cómo Dios había luchado por su pueblo y le había dado una tierra próspera. ¿Qué habrán pensado esas mismas naciones cuando vieron cómo el rey Nabucodonosor destruyó Jerusalén a causa de los pecados de Israel? Imagínate lo que habrán pensado del Señor

Recuerda: Dios escogió a Israel para que fuera ejemplo ante el mundo, y así guiara a la humanidad a los pies de su Creador. Jerusalén no solamente destruyó la reputación de Dios, sino que también hizo que le fuera más difícil salvar al mundo. (Lo mismo pasa hoy cuando le fallamos.)

¿Notas el adjetivo que Dios usa para describir su Nombre? Si Dios es santo, entonces su Nombre también. ¿No debería su pueblo ser santo también?

NO DEJES DE LEER

Ezequiel 34-36

Lee Ezequiel 34: 1-3. ¿Cómo llamó Dios a los líderes de Jerusalén? ¿Cuál era la acusación principal que Dios tenía contra esos dirigentes? ¿Qué clase de líder eres tú?


Envía tus saludos a: