Regresar

TÚ TIENES LA ÚLTIMA PALABRA

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El que es sabio entiende estas cosas, el que es inteligente las comprende, ciertamente son rectos los caminos del Señor; en ellos caminan los justos, mientras que allí tropiezan los rebeldes (Oseas 14: 9).

Nunca acuses a Dios de haberte abandonado. Puede que lo hagamos enojar, pero nunca nos dejará de buscar. Oseas 14, una de las últimas cartas de amor de Dios para Israel, dice así:

¡Vuelve, Israel, al Señor tu Dios pues caíste a causa de tu iniquidad! Busquen las palabras oportunas y vuelvan al Señor diciendo: «Perdona toda nuestra culpa y acepta esto que es bueno y que nosotros te ofrecemos: las palabras de nuestros labios. Asiria no puede salvarnos; tampoco escaparemos a caballo ni llamaremos más "Dios nuestro” a las obras de nuestras manos. Solo en ti halla el huérfano piedad». Yo curaré su apostasía, los amaré generosamente, pues mi cólera ya no los afecta. Seré para Israel como el rocío, florecerá como el lirio y sus raíces serán tan firmes como los árboles del Líbano. Sus retoños se extenderán, tendrá el esplendor del olivo y la fragancia del Líbano. Regresarán aquellos que habitaban a su sombra, crecerán como el trigo, florecerán como la vid y como el vino del Líbano, será famoso su recuerdo. Entonces Efraín [se dirá]: «¿Qué me importan los ídolos?». Y yo respondo y lo protejo, pues soy como abeto siempre verde y de mí procede tu fruto (vers. 2-9, La Palabra).

Ya leíste Oseas. Ahora conoces todos los errores que Israel cometió. Es muy fácil acusar al pueblo de Dios de haber sido demasiado tonto por haber abandonado a quien lo amaba con todo su corazón, ¿pero no hacemos nosotros lo mismo hoy día?

¿No crees que sea hora de hacer las paces con Dios?

NO DEJES DE LEER

Oseas 11-14

¿De qué presumían los israelitas? Oseas 12: 8.


Envía tus saludos a: