Regresar

EL DÍA DEL JUICIO

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Toquen la trompeta en Sión, proclamen el ayuno, convoquen a una asamblea solemne (Joel 2: 15).

En la meditación matinal del 1 de octubre de 1991, del libro Today in the World, está la historia de un héroe olvidado de la Guerra de Independencia de Estados Unidos. Admito que nunca antes había escuchado de Israel Bissell.

Es famosa la cabalgata de Paul Revere desde Boston hasta Lexington, Massachusetts, para avisar a todos que había llegado el ejército inglés. El señor Bissell es mucho menos conocido que Revere, pero su recorrido heroico desde Boston hasta Nueva York hace del viaje de Paul un paseo por el parque.

Después de la batalla de Lexington y Concord del 19 de abril de 1775, se ordenó a Bissell que alertara al pueblo de New Haven, Connecticut. Llegó a Worcester, Massachusetts; lo que normalmente tomaría un día de camino, lo hizo en dos horas. De acuerdo a la tradición, su caballo no resistió la travesía y murió. Haciendo una pausa solamente para cambiar de caballo, Bissell siguió su camino y para el 22 de abril ya estaba en New Haven. Pero no se detuvo allí. Siguió hasta Nueva York, adonde llegó el 24 de abril, y no bajó del caballo hasta que llegó a Filadelfia al día siguiente. Las 126 horas de cabalgata y los 555 kilómetros recorridos permitieron alertar a las unidades militares del noreste de Estados Unidos para que se prepararan para la guerra.

Cuando debes dar un mensaje de vida o muerte, asumes todos los riesgos. Así actuó Joel cuando dio el mensaje de Dios al pueblo de Judá. El Señor envió a Joel a decir al pueblo que el día del juicio de Dios estaba cerca. Era el momento de reencontrarse con Dios, de confesarse, arrepentirse y abandonar todo pecado.

«¡Llamen a un servicio de consagración! –me imagino que gritó Joel-. ¡Detengan todo! Ni siquiera dejen que los novios se casen con sus novias. Que los sacerdotes se lamenten y oren por el perdón de Dios». El mensaje de Joel tocó muchas vidas y también corazones, pero la mayoría de los judíos de Jerusalén permanecieron indiferentes.

El mensaje de Joel tenía urgencia. Es un mensaje que atraviesa los tiempos. Está dirigido a ti y a mí, como lo fue para Israel. Dios nos brinda una oportunidad de reconciliarnos con él.

NO DEJES DE LEER

Joel

Joel termina su mensaje con una promesa. ¿Cuál es la bendición especial que menciona para quienes permaneces fieles a Dios? Joel 2: 28-32. ¿Qué significa esta profecía para ti?


Envía tus saludos a: