Regresar

¿NACIÓN JUSTA?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
¡Yo sé cuán numerosos son sus delitos, cuán grandes sus pecados! Ustedes oprimen al justo, exigen soborno y en los tribunales atropellan al necesitado (Amós 5: 12).

Hay muchos temas espirituales poderosos en el libro de Amós; uno es la justicia para los pobres. Tanto en Judá como en Israel, ser pobre y débil era casi lo mismo que hoy.

En el tiempo que Amós proclamaba su mensaje, Judá e Israel eran naciones extremadamente prósperas. Israel controlaba la mayoría de las más importantes rutas comerciales que enriquecían su economía, Judá recuperaba muchos territorios perdidos y pasaba por un período de gran prosperidad gracias a las construcciones. Ambas naciones lucían esplendorosas, con ejércitos poderosos que eran la envidia de las demás naciones. Israel y Judá habían alcanzado en los ámbitos políticos y económicos las mayores alturas, esas que te marean, pero jamás habían caído tanto espiritualmente.

El pueblo creía que su prosperidad era señal de que Dios los bendecía. ¿Has escuchado algo parecido en la TV últimamente? Juzgaban su relación con Dios por sus posesiones, no por cómo usaban sus riquezas. Así que los ricos se hacían más ricos y los pobres, pues, aún más pobres.

Dios nada tenía en contra de los ricos del tiempo de Amós, y desde luego tampoco actualmente. Lo que le molestaba era cómo los ricos se hacían más ricos. Ganaban dinero pisoteando a los pobres, manipulaban el sistema para beneficio de ellos y nunca ayudaban al necesitado.

Si Amós viviera en nuestros días, se haría varias preguntas: ¿Cómo es que casi 50 millones de personas en el país más rico del mundo no tienen seguridad social? ¿Por qué los ricos ayudan tan poco a los pobres? ¿No se supone que el fuerte debe ayudar al débil? ¿Por qué a los ricos no se los condena, o los castigan muy levemente, por crímenes que los pobres pagan con cárcel o castigos peores? ¿Por qué a personas de ciertas culturas se las condena más fácilmente a la pena de muerte que a las de otras culturas? ¿Acaso la justicia no es igual para todos?

Amós creía firmemente que una sociedad no podía ser justa sin igualdad. Para saber si una sociedad es justa, fíjate en cómo trata a los pobres y sin recursos.

NO DEJES DE LEER

Amós 4-6

¿Qué mecanismo usó Dios para despertar a su pueblo? Amós 4.


Envía tus saludos a: