Regresar

AUNQUE HUYAS

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Jonás se fue, pero en dirección a la Tarsis, para huir del Señor. Bajó a Jope, donde encontró un barco que zarpaba rumbo a Tarsis. Pagó su pasaje y se embarcó con los que iban a esa ciudad, huyendo así del Señor (Jonás 1: 3).

Es uno de los «chicos malos» de la Biblia, un tipo que hizo todo lo posible para evadir el llamado de Dios. Cuando llamó a Jonás para que fuera a Nínive y diera el mensaje de arrepentimiento, el profeta huyó al lado opuesto de su destino. Se subió a un barco que zarpaba rumbo a un lugar llamado Tarsis. Nínive estaba al este de Israel, y Tarsis quedaba en la parte más lejana del oeste de Nínive. Se pensaba que era una ciudad que quedaba casi en el fin del mundo. Jonás quería irse muuuuuuuuuy lejos.

¿Qué sabía Jonás sobre Nínive que nosotros no? Bueno, para empezar, Nínive era la capital del poderoso Imperio Asirio y la ciudad más grande del mundo en esa época. ¿Te imaginas? Dios no llamó a Jonás para que fuera a una ciudad de Israel, no. Lo envió a la capital de una nación extranjera, y le dijo que «clamara» por sus pecados y los llamara al arrepentimiento.

A Dios le interesan todas las personas, aun quienes no creen en él. El Señor quería salvar al pueblo de Nínive, pero Jonás pensó que merecía un castigo. Jonás no podía entender por qué Dios quería salvar a una nación que era enemiga terrible de Israel.

«De Nínive, una gran ciudad donde hay más de ciento veinte mil personas que no distinguen su derecha de su izquierda, y tanto ganado, ¿no habría yo de compadecerme?», preguntó Dios (Jonás 4: 11).

El libro de Jonás es uno de los más fascinantes de la Biblia, porque nos da una extraña visión del corazón de Dios. En este libro podemos ver que Dios ama a todos, incluso a quienes no creemos que merezcan la misericordia divina. Mientras lees Jonás, no te quedes en la ya famosa historia del pez Ve más allá. Presta especial atención a la paciencia que Dios tuvo con Jonás, que el profeta no tuvo con Nínive. El gran corazón de Dios está esparcido por todo este maravilloso libro.

NO DEJES DE LEER

Jonás

¿Cuáles fueron los resultados del mensaje de Jonás? Jonás 3. ¿Huyes de algo que Dios te ha llamado a realizar? Deja de correr y deja que el Señor te use.


Envía tus saludos a: