Regresar

REVISIÓN EXHAUSTIVA

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Yo también, excelentísimo Teófilo, habiendo investigado todo esto con esmero desde su origen, he decidido escribírtelo ordenadamente (Lucas 1: 3).

Cuando era niño, mi padre nos llevaba al médico. Entrábamos al consultorio, anotábamos nuestros nombres en el cuaderno de entrada, y nos preparábamos para que nos examinaran, inyectaran e interrogaran.

-¿Cómo te va, Neil?

El médico generalmente usaba mi segundo nombre.

-Bien, doctor.

-¡Qué bueno! -contestaba rápidamente, al mismo tiempo que golpeaba con un martillito mis rodillas, miraba el interior de mi garganta, o hacía cualquier otra cosa típica de los doctores. (Por cierto, ¿por qué los médicos siempre quieren platicar mientras te meten un palito de madera en la boca?) Luego venía la pregunta difícil, para la cual estaba bien preparado.

-¿Ya tienes novia? -preguntaba suavemente, mientras revisaba mis oídos.

-¡No! -el «doc» era muy amigable, pero nos hacía sudar la gota gorda. Con mi padre presente en esos momentos, hablar de esas cosas hubiera sido un suicidio.

Mi médico era minucioso. Cuando ibas a que te hiciera un examen físico, también te revisaba del cuello para arriba. No quería cometer algún descuido. Así son los médicos. Son cuidadosos al observar todos los detalles, registrarlos y luego ordenarlos. Una revisión minuciosa de los pacientes ayuda a que el profesional, en la mayoría de los casos, haga diagnósticos más exactos.

El escritor del cuarto Evangelio, Lucas, fue médico y amigo cercano del apóstol Pablo. Viajaron alrededor del mundo esparciendo el evangelio. Por cierto, Lucas es también el autor del libro de los Hechos.

De los cuatro Evangelios, Mateo, Marcos, Lucas y Juan, el de Lucas es el más exacto y el que cuenta la historia de la vida de Jesús de una manera más completa. Verás, cuando Lucas escribió su libro, no lo hizo pensando en nosotros, sino que lo escribió para un nuevo creyente llamado Teófilo. ¿Por qué? «Para que llegues a tener plena seguridad de lo que te enseñaron» (Lucas 1: 4). El médico comunicaba «las buenas nuevas de salvación» que había recibido. Hizo su mejor esfuerzo para enseñarlas correctamente, ¡a la perfección!

NO DEJES DE LEER

Lucas 1-3

¿Por qué Dios escogió a una pobre chica para que fuera la madre de Jesús? Lucas 1: 46-55. ¿Por qué no usó a alguien de una familia más distinguida?


Envía tus saludos a: