Regresar

"A PABLO LO CONOZCO"

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Un día el espíritu maligno les replicó: «Conozco a Jesús y sé quién es Pablo, pero ustedes, ¿quiénes son?» (Hechos 19: 15).

Óyeme, si te encontraras en medio de un exorcismo y un espíritu te dijera: «Sé quién es Jesús, sé quién es Pablo, ¿pero quién eres tú?», sería el momento justo para «hacerte humo».

Casi todos sabemos que con el mundo de los espíritus no se juega. A las películas de terror, la música demoníaca, los videojuegos e incluso los aparentemente «inofensivos» programas de TV que hablan del ocultismo, ¡nunca te les acerques!

El mundo de los espíritus siempre ha sido parte del mundo «real», aunque pensamos que no existe. El apóstol Pablo se vio forzado a «luchar cuerpo a cuerpo» muchas veces con los demonios. E.G. White dice que Dios dio a Pablo un poder especial por esa misma razón. ¿Qué tipo de poder?

«A los enfermos les llevaban pañuelos y delantales que habían tocado el cuerpo de Pablo, y quedaban sanos de sus enfermedades, y los espíritus malignos salían de ellos» (Hechos 19: 12).

La fama de Pablo alcanzó toda la ciudad de Éfeso, donde había estado ministrando. Los líderes religiosos vieron cómo la gente se aglutinaba alrededor de Pablo y comenzaron a querer imitarlo. «Si él podía usar el poder de Dios», razonaron, ellos también podrían ser capaces. Así que los siete hijos de un sacerdote llamado Esceva decidieron poner a prueba ese poder. Encontraron un hombre poseído, fueron a su casa y le dijeron: «¡En el nombre de Jesús, a quien Pablo predica, te ordenamos que salgas!».

El espíritu ni siquiera se inmutó; al contrario, se molestó. El espíritu maligno había conocido a Jesús y a Pablo. ¿Pero los siete hijos de Esceva? Eran unos Don Nadie. Entonces el espíritu saltó sobre ellos y los golpeó con tanta violencia que huyeron de la casa desnudos. ¡Ay!

«Lo verdadero reconoce lo verdadero», suele decir Louis, mi hermano menor. Tiene razón. Los demonios reconocen a los verdaderos seguidores de Cristo cuando los ven. Los muchachos de Esceva fueron imprudentes cuando se metieron con un demonio, ¿pero no hacemos lo mismo cuando nos exponemos a diversiones demoníacas?

NO DEJES DE LEER

Lee Hechos 2: 7-12. ¿Qué pasó cuando el sermón de Pablo se alargó? ¿Detuvo esto a Pablo? ¿Por qué le apasionaba tanto compartir las buenas nuevas?


Envía tus saludos a: