Regresar

VASIJAS DE BARRO

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros (2 Corintios 4: 7).

¿Te suena el nombre Jars of Clay? Podría ser. Es un grupo de música cristiana, y significa «Vasijas de Barro» en español. Siempre me encantó el nombre del grupo y su música, por el texto de donde tomaron su nombre, 2 Corintios 4: 7. Para defender su llamado, Pablo se compara, y también a otros colegas del ministerio (Timoteo, Tito, Silas, Bernabé, Pedro, etcétera), con vasijas de barro que contienen un precioso tesoro.

En los días de Pablo, las vasijas no eran de porcelana fina, sino simples recipientes hechos de barro cocido. Estas vasijas eran muy frágiles y podían romperse sino se las sostenía con cuidado. Pablo dice que los seres humanos somos como esos «vasos de tierra», frágiles, fáciles de romper. ¿Has sentido alguna vez como que te rompes? Pero a pesar de la fragilidad, Dios nos ha dado el privilegio de contener el tesoro más grande jamás conocido.

La revista Sports Ilustrated contó la historia de Lee Murray, un «artista marcial mixto» inglés que presuntamente planeó el robo más grande de dinero en efectivo en la historia de Estados Unidos. Los ladrones robaron 92 millones de dólares de un depósito de dinero en efectivo. El grupo se las arregló para que un empleado grabara en video los planos del edificio. Luego planearon y ejecutaron el robo a la perfección, ¿Cómo los atraparon? Bueno, comenzaron a presumir del asalto y a gastarse el botín como locos.

Pero lo más asombroso del robo no fue la cantidad de dinero que sustrajeron, sino la relativa facilidad con la que lo lograron. Los delincuentes armados esquivaron a los pocos guardias que cuidaban el depósito sin hacer algún disparo. Se supone que los tesoros valiosos deberían estar en custodia bajo estrictas medidas de seguridad.

Pablo creía que una de las mayores pruebas de que Dios lo había llamado al ministerio era el hecho de que el Señor había hecho grandes cosas por medio de él, una vasija frágil que contenía un gran tesoro. ¿A qué tesoro se refería? Lo encontramos en 2 Corintios 4: 6. «Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo». El conocimiento de la asombrosa gloria de Dios que hizo resplandecer el rostro de Jesús, dice Pablo, ¡es el tesoro que todos podemos tener! ¿Lo quieres?

NO DEJES DE LEER

2 Corintios 4-6

¿Qué significa «unirse en yugo desigual con los infieles»? 2 Corintios 6: 14-18.


Envía tus saludos a: