Regresar

FE

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve (Hebreos 11: 1).

¡Damas y caballeros, este es el Salón Bíblico de la Fe! ¿No sabes qué hacer con tu fe? Bueno, aquí va un consejo: ¡Deja todo en manos de Dios, y tal vez un día el mundo sepa de ti!

La fe es garantía de las cosas que esperamos y certeza de las realidades que no vemos. Por ella obtuvieron nuestros mayores la aprobación de Dios. Por la fe comprendemos que el universo ha sido modelado por la palabra de Dios, de modo que lo visible tiene su origen en lo invisible.

Por la fe Abel ofreció a Dios un sacrificio más valioso que el de Caín; por ella fue proclamado justo al dar Dios testimonio a favor de sus ofrendas. Y por su fe, aunque muerto, sigue hablando todavía.

Por la fe Enoc fue trasladado, sin pasar por la muerte, y no pudo ser encontrado porque Dios lo trasladó. Pero la Escritura atestigua que antes de ser trasladado agradó a Dios; ahora bien, sin fe es imposible agradarle, porque para acercarse a Dios es preciso creer que existe y que no deja sin recompensa a quienes lo buscan.

Por la fe Noé tomó en serio la advertencia sobre algo que aún no se veía, y construyó un arca para salvar a su familia. Por su fe puso en evidencia al mundo y logró heredar la salvación que se obtiene por medio de la fe.

Por la fe Abraham obedeció la llamada de Dios y se puso en camino hacia la tierra que había de recibir en herencia. Y partió sin conocer cuál era su destino. Por la fe vivió como extraño en la tierra que Dios le prometió, habitando en cabañas. Y otro tanto hicieron Isaac y Jacob, herederos de la misma promesa juntamente con él, que había puesto su esperanza en una ciudad de sólidos cimientos, cuyo arquitecto y constructores Dios (Hebreos 11: 1-10, La Palabra).

NO DEJES DE LEER

Hebreos 10-13

Sabiendo que tenemos héroes como los que acabamos de recordar, ¿cómo deberíamos vivir? Hebreos 12: 1-4. Una muy buena razón para ser amables y bondadosos con toda la gente, está en Hebreos 13: 1, 2.