Regresar

UN POCO MÁS DE TIEMPO

Matutina para Android

Play/Pause Stop
¡No hagan daño ni a la tierra, ni al mar ni a los árboles, hasta que hayamos puesto un sello en la frente de los siervos de nuestro Dios! (Apocalipsis 7: 3).

Me imagino que ya tendrás algunas inquietudes. No te preocupes. Si se te complica entender Apocalipsis, imagínate cómo se habrá sentido Juan cuando vio todo poco a poco. Recuerda que veía los acontecimientos del fin del mundo, y las imágenes eran aterradoras.

¿Recuerdas los sellos de destrucción mencionados en el capítulo 6? Cada sello que se abría representaba algún suceso previo al fin del mundo. El sexto sello habla de un gran terremoto que sacudiría la tierra, y al que seguiría el oscurecimiento del sol. Muchos estudiosos de la Biblia afirman que se trató del gran terremoto que sacudió Lisboa, Portugal, el 1 de noviembre de 1755. Fue una de las más fuertes alteraciones sismológicas registradas en la historia. Se sintió desde el norte de África hasta las Antillas. ¿El oscurecimiento del sol? Investiga qué pasó el 19 de mayo de 1780 en Nueva York y al sur de la región de Nueva Inglaterra. No tomes mis palabras como hechos. Puedes confirmar los acontecimientos y las fechas en una biblioteca, o Internet.

Las cosas que Juan vio no eran ilusiones. Cientos de años antes de que Juan tuviera su visión en Patmos, el profeta Joel había profetizado estos acontecimientos (Joel 2: 10); también Isaías (Isaías 13: 9-11) y Amós (Amós 8: 9).

Después de las terribles imágenes de la apertura de estos sellos y el efecto que tendrían sobre la tierra, a Juan se le mostraron cuatro ángeles parados sobre los cuatro «ángulos» de la tierra sosteniendo los vientos de destrucción (Apocalipsis 7: 1). Los ángeles recibieron el poder de hacer daño a la tierra. Justo cuando estaban listos para soltar los vientos de destrucción, otro ángel gritó que se detuvieran.

«¡No hagan daño todavía! -gritó el ángel-. ¡No hasta que hayamos puesto un sello en la frente de los siervos de nuestro Dios!» Óyeme, Dios pone su sello sobre los que le pertenecen, y asimismo Satanás con los suyos. Dios nos ha dado un poco más de tiempo para que lo conozcamos.

NO DEJES DE LEER

Apocalipsis 7-9

Fíjate que solamente hay siete sellos, de los cuales seis ya han sido abiertos. ¿Qué pasará durante el séptimo? Apocalipsis 8, 9. ¡Estamos cerca de estos eventos!


Envía tus saludos a: