Regresar

¿Entre más, mejor?

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Muchos son llamados, pero pocos son escogidos, S. Mateo 22: 14.

Hay casi 4000 especies de áfidos en el mundo. Se considera que son los insectos que más se reproducen. Tal vez sean las criaturas más numerosas de la tierra. Su tasa de reproducción es impresionante. Un biólogo francés calculó que si vivieran todas sus crías, los descendientes nacidos de un solo áfido durante un verano, superarían los seis mil millones.

Te explicaré cómo vive y se reproduce un áfido con un ejemplo. Una especie, el áfido verde del duraznero, vive exclusivamente en árboles durazneros. Las crías de ese áfido verde pueden vivir en 70 tipos de plantas y helechos. Una hembra puede producir más de 15 generaciones (familias diferentes) de crías en un año.

Los áfidos tienen amigos y enemigos, además de los humanos. La mariquita o catarina los devora. Pone hasta 400 huevecillos, cuyas larvas podrían comer más de 140 000 áfidos. Las avispas parasitarias pueden picar a un áfido y colocar un huevecillo en su interior. Cuando eclosiona, su larva se come las entrañas del áfido, que muere, naturalmente; la larva luego usa el cuerpo del áfido como refugio. Algunas especies de hormigas son buenas amigas del áfido. Lo protegen porque el áfido produce una «miel» que las alimenta. Una hormiga acaricia a un áfido con sus antenas; así fluye la «miel» para que pueda comerla. Dicen que los áfidos son como las «vacas» de las hormigas. Como el ganado, un áfido es más productivo cuando lo «ordeñan».

Quizá hayas escuchado a alguien decir: «Entre más, mejor». Suele ser así, pero no en lo tocante a la salvación, pues nos salvamos individualmente. Sin embargo, Dios quiere que todos nos salvemos, no nada más unos cuantos. Deberíamos agradecer a Dios porque somos cristianos que lo conocemos y amamos.


Envía tus saludos a: