Regresar

Ballenas asesinas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Dios creó los grandes monstruos del mar, y todos los animales que el agua produce y que viven en ella, Génesis 1: 21.

Las orcas, también conocidas como «ballenas asesinas», son los miembros más grandes de la familia de los delfines. Llegan a medir hasta ocho metros y pesar tres toneladas. Sus aletas dorsales pueden medir casi dos metros. Como los delfines, tienen un sistema de ecolocación que las ayuda a navegar y comunicarse.

Dicen que estas ballenas son muy sociables. Cuando una vaina (grupo de ballenas) encuentra otra, todas nadan directamente para reunirse. Cuando llegan a nueve metros de distancia, se detienen, reagrupan, sumergen más profundamente en el agua, y nadan hacia las demás, tocando a tantas como puedan al pasar. Un investigador dijo que había observado este ritual en nueve ocasiones diferentes. Siempre sucedió lo mismo. Las orcas hembras que no tienen ballenatos (bebés) se ofrecen a cuidar a los otros ballenatos de la vaina. Los científicos que han estudiado a las orcas desde hace décadas, han concluido que son criaturas amables y juguetonas.

Una vez, se vio cómo un grupo de orcas llevaba montones de algas hacia aguas profundas. Las ballenas soltaban las algas y las burbujas de aire que contenían, hacían que subieran a la superficie del océano. Al salir, hacían mucha espuma. A las orcas les parecía muy divertido.

Tal vez hayas visto alguna orca en un parque acuático. Son ballenas negras con manchas blancas. Es fascinante descubrir que, al parecer, Dios dio a todas sus criaturas el deseo de jugar. Él es un Dios de amor y pensó en todo.

Será maravilloso llegar al cielo y conocer mejor las personalidades que Dios dio a cada una de sus criaturas. Gracias hoy porque llenó este mundo de criaturas tan interesantes que puedes estudiar. ¡Jamás te aburrirás! Da gracias a Dios por crear un mundo tan interesante.


Envía tus saludos a: