Regresar

Sal

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Ustedes son la sal de este mundo. Pero si la sal deja de estar salada, ¿Cómo podrá recobrar su sabor? Ya no sirve para nada, así que se la tira a la calle y la gente la pisotea, S. Mateo 5: 13.

La sal es una mercancía muy valiosa de la que dependen nuestras vidas. Tenemos problemas cuando abusamos de su consumo, pero la sal es indispensable para nuestra sobrevivencia. Se obtiene de varias maneras. Uno es extraerla de grandes depósitos subterráneos. Otro es tomarla de pozos, a los cuales se perfora un agujero; se bombea agua fresca que disuelve la sal para que salga líquida. Un tercer método es permitir que el agua de mar fluya hacia tanques preparados o lechos para que se evapore; al evaporarse el agua, queda la sal.

Se calcula que la sal tiene 140 000 usos. Menos de 2 de cada 45 kilos de sal se usan para sazonar los alimentos. La sal y sus subproductos se usan para conservar la carne, fabricar químicos y curtir pieles. Con sal se conserva el pescado fresco y también se usa para procesar productos lácteos. Millones de toneladas de sal se usan para hacer carbonato de sodio, con el cual se elabora jabón, vidrio y productos de limpieza.

Cuando se hace pasar una corriente eléctrica en el agua salada para descomponer la sal (electrólisis), se hacen productos a base de sosa cáustica y cloro. El ganado consume sal en su comida o lame bloques de sal que se le ofrecen. La sal se usa para derretir la nieve y el hielo de los caminos. Debido al bajo punto de congelación del agua salada, los congeladores para helado derriten el hielo y congelan la crema con sal.

Jesús nos dijo que somos la sal de la tierra, que puede derretir los corazones fríos y colocar su amor en ellos. Tenemos que hacer de la tierra un lugar mejor, aunque el pecado nos lo complica bastante. Jesús nos ayudará a ofrecer la «sal» que la tierra necesita si se lo permitimos. Ora hoy, pide a Jesús que te ayude a derretir esa postura fría, helada, y des sabor a la vida de alguien más hoy con tibio amor.


Envía tus saludos a: