Regresar

Remedios animales

Matutina para Android

Play/Pause Stop
¡Pueblo de Egipto, ve a Galaad en busca de medicinas! ¡Pero más remedios que uses, de nada te van a Servir, pues no hay remedio para ti!, Jeremías 46:11.

Hace algunos años, un astillero en Singapur se incendió y causó la muerte de 70 hombres. Sobrevivió uno nada más pero con 3 graves quemaduras. Cuando los métodos médicos occidentales resultaron incapaces de aliviar su dolor, su familia lo llevó a un doctor chino. Le recetó polvos de sesos de puercoespín. El hombre bebió la pócima y recibió un par de tratamientos adicionales; luego afirmó que ya no sentía dolor. Los médicos brujos y los curanderos han usado pócimas desde hace muchos años. Hoy existe un tremendo mercado de partes de animales para tratar padecimientos físicos. Escamas de cocodrilo cocinadas en mantequilla para curar dolores de muela e inflamaciones. Se supone que una diadema hecha de trozos de caparazón de tortuga alivia la malaria. Se hierven huesos de mono durante diez días para hacer un tónico que mejora la circulación y cura el reumatismo severo. Las escamas del pangolín se usan para tratar varias enfermedades de la piel. Los bigotes del gato dorado se queman mezclados con opio para aliviar el dolor de las mordidas de Serpiente.

Las partes del tigre tienen muchos usos. Te mencionaré algunos. Hay quienes muelen los huesos de la cola y los mezclan con jabón; así preparan ungüento para las enfermedades de la piel. Dicen que los huesos de las piernas mezclados con vino hacen un tónico saludable. Sujetar los huesitos de la pata de un tigre a la muñeca de un niño reduce las fiebres que provocan los fantasmas (si este tratamiento se usa con mucha frecuencia, el paciente podría convertirse en tigre).

Mezclar los Sesos con aceite y untarlos sobre el cuerpo, es una cura para el letargo y el acné. Al ingerir rollos hechos de los ojos se evitan las convulsiones. Llevar una garra como parte de un brazalete o en el bolsillo, proporciona valor y protege de los terrores repentinos. Al comer el corazón se obtiene fuerza; llevar una costilla para la buena suerte; se elabora una cura para los abscesos en las manos y los pies, al agregar miel a unos cuantos cálculos biliares.

La gente desesperada recurre a todo tipo de remedios, pero jamás se cura. Jesús es el único remedio que «lo cura todo». Ponlo a prueba. Pídele que te dé salud y fuerza hoy.


Envía tus saludos a: