Regresar

El pez del huevo dorado

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Dios les quiso dar a conocer la gloriosa riqueza que ese designio encierra para todas las naciones. Y ese designio secreto es Cristo, que está entre ustedes y que es la esperanza de la gloria, Colosenses 1:27.

La pesca del esturión que vive en los Grandes Lagos de Estados Unidos y Canadá, y en Rusia, fue tan atroz que este pez estuvo a punto de quedar extinto. Pero la tecnología contemporánea en Rusia y las leyes que regulan la pesca del esturión en los Grandes Lagos han logrado que su población se recupere.

Los esturiones llegan a medir hasta tres metros y medio de largo, y pueden pesar 136 kilos. Los más grandes que se encuentran en los Grandes Lagos viven cerca del fondo y comen larvas de insectos, caracoles y almejas. Estos peces tienen cuerpos delgados cubiertos de hileras de placas huesudas, que los primeros colonizadores de Estados Unidos utilizaron como limas y ralladores.

Los rusos y los europeos orientales valoraban al esturión mucho más que la gente de Estados Unidos, porque descubrieron que sus huevos tenían un sabor delicioso para ellos. Así surgió la industria rusa del caviar que fue muy próspera, sobre todo por las bodas y los banquetes.

Los esturiones tardan mucho en crecer. A los machos les lleva 15 o 20 años madurar, y las hembras tienen que cumplir los 24 o 26 años de edad antes de poner huevos. Ellas desovan (ponen huevos) solamente una vez cada cuatro o seis años. Debido a estos factores, las leyes en la zona de los Grandes Lagos regulan cuánta longitud debe tener un esturión para que un pescador pueda conservarlo. A los esturiones les lleva como 25 años alcanzar ese tamaño.

Los rusos han aprendido a desarrollar criaderos de esturiones para luego juntar sus huevos y hacer caviar. El caviar se vende por muchísimo dinero, sobre todo el del esturión beluga que vive en el mar Caspio. Cuando la gente se dio cuenta de la importancia y el valor del esturión, de inmediato comenzó a protegerlo.

Mucha gente no se da cuenta de la importancia de Jesús. Es nuestro tesoro más valioso, pero muchos no lo saben todavía. Algunos lo descubrirán cuando sea demasiado tarde. Otros lo con Seguirán a tiempo para ir al cielo con él. Dile a Jesús lo importante que él es para ti cuando ores esta mañana.


Envía tus saludos a: