Regresar

Plantas para comer

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Miren, a ustedes les doy todas las plantas de la tierra que producen semilla, y todos los árboles que dan fruto. Todo eso les servirá de alimento, Génesis 1: 29.

En el principio, Dios dio a Adán y Eva muchas maravillas para comer. Luego apareció el pecado y posteriormente el diluvio destruyó toda la vegetación. Recién concluido el diluvio, solamente había animales puros para comer. Cuando las plantas comenzaron a crecer otra vez, los descendientes de Noé volvieron a comer verduras, frutas y cereales.

Desde aquel entonces, la gente ha cultivado miles de especies de plantas para comer. Los botánicos y otros científicos han experimentado con muchas variedades, mejorándolas para desarrollar mejores semillas, que produzcan vegetales y árboles más grandes y mejores.

Si tuvieras un jardín, ¿qué plantarías? ¿Qué te gustaría cultivar de todo corazón? Yo tal vez plantaría cosas que no me gustan mucho pero que a mi esposa sí. Bien, plantemos nuestro jardín en esta mañana. Plantaré maíz, uno muy dulce que se derrita en la boca recién salido de la mazorca. También plantaré espinaca, acelga, zanahorias, betabel, Col, apio, ejotes, frijoles peruanos, nabos, cebollas, chícharos, brócoli, coliflor, lechuga, ruibarbo, espárragos, calabazas, melones, sandías, pepinos y otras cosas que no recuerdo en este momento. Ah, sí, tomates, papas y lentejas. ¿Quingombó, tal vez?

Doy gracias a Dios porque creó todas esas cosas que nuestros cuerpos pueden disfrutar. Él sabía lo que más nos conviene comer y por eso creó tantas delicias. Los científicos han descubierto que cuando comemos muchas verduras con hojas no aumentamos de peso con tanta rapidez, nuestra presión sanguínea sigue estable y en general, nos sentimos bien. ¿Has notado que las reses comen pasto verde y otras plantas, aun maíz, para estar saludables, y luego la gente las mata para convertirlas en carne? Tú y yo deberíamos alimentarnos saludablemente a partir de las plantas, igual que las vacas.

Da gracias hoy a Dios porque la buena comida que creó es la que necesitas para tener salud.


Envía tus saludos a: