Regresar

Estrellas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El Señor llevó a Abram afuera, y le dijo: «Mira bien el cielo, y cuenta las estrellas, si es que puedes contarlas», Génesis 15:5.

Quizás en la noche has salido a mirar el cielo, y pensado algo así como: «¡Vaya! ¿Cuántas estrellas! Nunca podría contarlas». Dios dijo a Abraham que levantara la vista e intentara contar las estrellas. Es humanamente imposible. Los astrónomos han estudiado con atención el cielo y mediante fórmulas matemáticas, tratado de calcular alguna cantidad, pero quién sabe si es exacta. Mientras más lejos miremos hacia el espacio, más estrellas encontraremos. Los astrónomos dicen que hay más de mil trillones de estrellas en el universo. ¿Alcanzas a entender esa cantidad? Yo no. Es el número 1 seguido de 27 ceros. ¿Todavía no te queda clara? ¡A mí tampoco! Vamos a ver la cifra.

1 000 000 000 000 000 000 000 000 000. ¡Qué cosa!

James Snelling, naturalista y amigo mío, dice que si del cielo llovieran chícharos y los ríos, lagos y océanos se congelaran para que los chícharos se acumularan, harían falta 250 000 planetas del tamaño de nuestra Tierra cubiertos de un metro de chícharos para acumular mil trillones. Son muchísimos! Pero por lo menos existe la misma cantidad de estrellas. Es difícil que nuestras mentes comprendan la grandeza de nuestro Señor y el universo que ha creado.

Nuestro Dios creó los cielos y la tierra. El libro de Salmos dice: «Él (Dios) determina el número de las estrellas, y a cada una le pone nombre» (147:14). En esta tierra no lograremos entender por completo los cielos, pero podremos pasar la eternidad estudiándolos con el Creador. ¿Cuánto dura una eternidad? Mi madre solía decir: «Si un pájaro llegara cada mil años y se llevara un fragmento de tierra y un grano de arena en su pico, cuando ya no quedara nada, la eternidad apenas comenzaría». ¿Qué te parece? ¿Verdad que es emocionante?

¿Te gustaría tener esa oportunidad? Ora hoy para que Dios te ayude en tu camino al cielo; cree y confía en él para que puedas tener esa experiencia eterna.


Envía tus saludos a: