Regresar

Piedras lisas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El agua desgasta la piedra y las lluvias arrastran el polvo del suelo, Job 14:19.

¿Habrá un niño que no haya ido a la orilla de un pequeño arroyo, tomado una piedra lisa, e intentado hacerla rebotar en el agua? Bueno, supongo que sí, sobre todo para los que viven en ciudades, donde no hay arroyos. Durante muchos años, cada vez que anduve cerca de un cuerpo de agua, quise tomar piedras lisas y hacerlas saltar sobre la superficie. Todavía me divierto al contar cuántas veces puedo hacer que una piedra rebote sobre el agua.

¿Te has preguntado cómo quedan lisas las piedras? Un pedrero (persona que recolecta y pule piedras) puede tomar las piedras más feas, colocarlas en una máquina pulidora y después de un tiempo, obtener piedras hermosamente lisas. ¿Cómo sucede? A medida que las piedras recorren el tambor de la máquina, se les quitan los bordes filosos y quedan lisas.

Los álamos pueden vivir en zonas en que las temperaturas invernales descienden hasta -40 grados. Pueden sobrevivir hasta en -73 grados. ¿Cómo? Mediante un proceso llamado liofilización. En otoño, los árboles retiran casi toda el agua de sus células vivas; esta agua se congela entre las células. Esa humedad congelada contiene azúcar, que actúa como anticongelante. En primavera, cuando llega el clima más templado, el hielo se derrite y las células absorben la humedad.

Los álamos ofrecen alimento a más de 40 especies de animales. Los conejos y los castores obtienen de estos árboles más de 50% de su comida. Donde crecen los álamos abundan las lombrices, así que la base de los álamos es un buen lugar al que muchos animales y pescadores acuden para conseguir lombrices.

Sí, servimos a un Dios maravilloso. Su creación es tan compleja que los científicos no dejan de asombrarse ante todas las cosas nuevas que descubren. Agradece hoy a Dios porque es magnífico y ha hecho tantas cosas maravillosas por ti.


Envía tus saludos a: