Regresar

Extraños compañeros de juego

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Yo les digo: Amen a sus enemigos, y oren por quienes los persiguen, S. Mateo 5:44.

¿Has escuchado la palabra «mutualismo»? Es un término científico equivalente a decir: «Tú me ayudas, y yo te ayudo».

En Arabia existen varias especies de mariposas y hormigas que tienen una relación interesante. Las mariposas pertenecen a la familia que se conoce como «azul». Cuando eclosiona un huevecillo de mariposa, emerge una oruga. A medida que crece, cambia de piel cinco o seis veces. Apenas puede hacer más que comer y crecer.

La oruga es vulnerable a muchos enemigos, especialmente las hormigas, pero a una especie de hormigas le agradan las orugas. Verás: esas orugas tienen una glándula especial en sus espaldas que secreta un líquido parecido a la miel. A las hormigas les encanta esa miel, así que buscan a las orugas azules para conseguirla. Al mismo tiempo, las hormigas protegen a las orugas de las avispas parasitoides y las chinches.

Esas hormigas realmente necesitan a las hormigas. Si nadie se comiera la miel, les saldría moho a las orugas y morirían. Así que las hormigas arrastran o cargan a las orugas azules a sus nidos. Ahí, las orugas comen los huevos de hormiga inmaduros, y las hormigas comen la miel de las orugas.

Las orugas se meten a sus capullos y más tarde surgen hermosas mariposas. Son de todos los colores del arcoíris, no solamente azules.

Jesús nos dijo que amemos a nuestros enemigos. Debemos orar por ellos. Hoy te animo a que pidas a Jesús en oración que te ayude a amar a tus enemigos. Pídele que te ayude a tratarlos y hablarles amablemente. Será como darles dulce miel y no podrán resistirte. Si tienes compañeros de clase malos, pide a Jesús que te ayude a amarlos hoy.


Envía tus saludos a: