Regresar

Dragones de Komodo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
De los animales que se arrastran sobre la tierra, deben considerar impuros a los siguientes: comadrejas, ratones y toda clase de reptiles, como salamanquesas, cocodrilos, lagartos, lagartijas y camaleones, Levítico 11:29, 30.

Quizá te preguntes por qué Dios dijo que no podíamos comer las criaturas del versículo de hoy, por qué son impuras. Después del diluvio, cuando no había plantas, Dios especificó a detalle lo que la gente podía comer. Yo no lo cuestiono, pues él creó nuestros cuerpos y sabe qué es mejor. Desafortunadamente, mucha gente no sabe que Dios dijo que ciertos animales son puros y otros impuros. Por necesidad, algunas personas comen lo que puedan encontrar, mientras que otras comen lo que desean, ignorando el mandamiento de Dios.

Los lagartos más grandes del mundo viven en unas cuantas islas de Indonesia. Una se llama Komodo y de ahí obtienen su nombre. Estos lagartos son de la familia que te mencioné el 25 de enero. Pueden medir hasta tres metros de longitud y pesar 70 kilos. Tienen colas muy largas y cuerpos cortos, robustos.

Se parecen a los dragones de los cuentos, de ahí su nombre. Sus cuerpos están cubiertos de escamas opacas y tienen grandes garras, que usan para excavar y hacer cuevas, en las que duermen. Son cazadores diurnos; se alimentan de carroña y animales pequeños, que localizan gracias a su buena visión y olfato agudo. Sus bocas abiertas parecen cavernas con dientes grandes como serruchos. El interior de sus bocas es rojo. Como sus cuerpos tienen mucha carne los isleños humanos los cazan para comerlos.

Dios nos dio muchas cosas buenas para comer: granos, nueces, dulces frutos y diversos vegetales. Si bien dijo que cuando sea necesario, podemos comer algunos animales, Dios nos prohibió comer cosas que nos hacen daño. Algunos creen que exageró. ¿En serio? Él nos creó, ¿verdad? Le pertenecemos, ¿no es cierto? Por tanto, tiene derecho a decirnos qué comer. Después de todo, nuestros cuerpos deberían ser su templo. Agradece hoy a Dios porque le interesas tanto que te dice qué te hace bien comer, y qué te hace daño


Envía tus saludos a: