Regresar

Los chamanes y las plantas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
En las dos orillas del río crecerá toda clase de árboles frutales. Sus hojas no se caerán nunca, ni dejarán de dar fruto jamás. Cada mes tendrán fruto, porque estarán regados con el agua que Sale del templo. Los frutos servirán de alimento y las hojas de medicina, Ezequiel 47:12.

Los chamanes, también conocidos como hombres medicina o médicos brujos, son un eslabón vital de las tradiciones indígenas y los rituales en la mayoría de las tribus de Sudamérica y África. El chamán es la figura principal de la comunidad. En consecuencia, dice a su pueblo lo que quiere que haga; ya sea por miedo o lealtad, con frecuencia lo escuchan y obedecen.

Durante años, los chamanes han usado varias plantas para alejar al diablo o tratar algunas enfermedades. Los científicos se dieron cuenta de que quizá tenían buen conocimiento del poder medicinal de las plantas, así que muchos investigadores han ido a vivir con los indígenas Sudamericanos. Al ganar su confianza, han aprendido cuáles plantas secretas se usan para tratar diferentes enfermedades y padecimientos físicos.

Hace algunos años, cuando vivíamos en Iquitos, Perú, conocimos a Nicole Maxwell. Ella había ido al Amazonas a estudiar las plantas medicinales que usaban los indígenas. Gracias a la amistad, ellos le compartieron muchos de sus secretos medicinales. Nicole escribió un libro, Witch Doctor's Apprentice, que contenía esa información. Una vez tropezó y su machete le hizo un feo corte en el brazo. Un jefe indígena rápidamente hizo una pócima de corteza de árbol. Nicole la bebió y en tres minutos se le detuvo el sangrado. Los indígenas utilizan aproximadamente 1370 plantas para atender malestares, casi siempre con éxito. Muchas grandes compañías farmacéuticas ahora usan y venden medicamentos a base de plantas.

 Mediante prueba y error, los chamanes indígenas ayudaron a descubrir plantas que se usan hoy para tratar la insuficiencia cardiaca y la leucemia. Los doctores actuales usan algunos de los venenos que los indígenas aplican a sus flechas, como anestésicos, pues no matan, sino que paralizan temporalmente.

 En el cielo no habrá enfermedades y comeremos todos esos maravillosos alimentos que Dios ha preparado. Pide hoy a Dios que te ayude a vivir sanamente.


Envía tus saludos a: