Regresar

Fortalezas que Dios dio

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El Señores mi luz y mi Salvación, ¿de quién podré tener miedo? El Señor defiende mi vida, ¿a quién habré de temer?, Salmos 27: 1.

Es imposible hablar de todas las fortalezas que Dios ha colocado en el mundo natural que creó, pero es divertido examinar algunas criaturas y ver cómo las hizo.

 Algunas de las criaturas más fuertes en el mundo de Dios son muy pequeñas. Se sabe que un escarabajo puede jalar un objeto de 90 veces su propio peso. Sería como si un humano jalara siete toneladas. Una pulga ordinaria tiene fuerza para saltar 130 veces su altura. Para que hicieras lo mismo, tendrías que subir 400 metros de un salto. La pulga también puede saltar 33 centímetros de longitud (serían 213 metros para un humano). Un saltamontes puede saltar sobre obstáculos de 200 veces su tamaño. Un salmón salta casi cuatro metros de altura; la orca, que pesa más de nueve toneladas, puede arrojarse por sobre el agua a más longitud de su cuerpo.

Un abulón de diez centímetros se puede enganchar a una piedra con más de 181 kilos de fuerza. Un rayo puede golpear a la tierra con una fuerza superior a 15 millones de voltios. Una pequeña anguila eléctrica puede mandar una descarga de más de 600 voltios, es decir, cinco veces lo que sientes cuando el Socket de un foco te da un «toque». Una marejada tiene la fuerza de más de 800 kilómetros de velocidad al recorrer el océano.

También están las mandíbulas del cocodrilo, que se cierran con una fuerza de 268 kilos, mientras que las del humano ejercen hasta 77 kilos de presión. Qué diferencia, ¿verdad? Una hormiguita tiene la fuerza para levantar un bulto de 50 veces su peso. El colibrí de garganta roja hace batir sus alas 90 veces por segundo, y el mosquito común supera esa marca con 1000 veces por segundo.

Jesús nos ha dicho que nada podemos hacer solos (lee S. Juan 15: 5). Nuestra única esperanza para conquistar al diablo es mediante Jesucristo, Pídele hoy la fuerza para superar a Satanás.


Envía tus saludos a: