Regresar

Llevar las cargas de otro

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Ayúdense entre sí a soportar las cargas, y de esa manera cumplirán la ley de Cristo, Gálatas 6:2.

Hoy examinaremos a los camellos sin jorobas. Estos interesantes animales son los camellos de los Andes y se dividen en dos 3 especies, la llama y la alpaca. Pertenecen a la familia de los camellos y trabajan como tales. La llama es la más grande. Tiene pelo largo y trenzado que la mantiene caliente en las grandes alturas de los Andes. Las llamas pesan de 130 a 200 kilos y miden poco más de metro y medio de altura. Pueden llevar cargamentos de 27 a 45 kilos de peso por 24 o hasta 32 kilómetros al día. La cabeza de la llama tiene forma muy similar a la del venado. Tiene un cuello largo y al caminar, parece una persona muy orgullosa, con la cabeza en alto. Debido al frío extremo en los Andes, muchas crías de llamas y alpacas mueren poco después de nacer. En ese caso, la gente curte su suave pelaje y lo usa para fabricar pantuflas, tapetes y abrigos.

Las alpacas son más pequeñas que las llamas con pelo más pesado y suave. También son animales de carga y su pelo se usa más ampliamente que el de llama para hacer abrigos, suéteres, pantuflas y tapetes. Los camellos del Medio Oriente y de Sudamérica llevan cargas para los humanos. Al caminar estas criaturas por los desiertos y sobre las montañas, trabajan con fidelidad.

Como los animales llevan cargas que no son suyas, los hijos y las hijas de Dios deben llevar las cargas de los demás voluntaria y fielmente. En otras palabras, tenemos que ayudarnos unos a otros. Tal vez tengas amigos o parientes tristes o que necesitan ayuda con su trabajo. Ven con esas personas a ofrecer tu ayuda. Así ayudarás a llevar su carga.

Cuando ores hoy, pide a Dios que te ayude a encontrar una persona cargada a quien puedas ayudar. Te mostrará la persona específica que necesita tu ayuda.


Envía tus saludos a: