Regresar

Solanácea mortales o deliciosas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Voy a hacer que retoñe el bastón de mi elegido, y así los israelitas no seguirán hablando mal de ustedes delante de mí, Números 17:5.

Más de 2000 especies de plantas pertenecen a la familia de las Solanáceas. Varían desde pequeñas flores silvestres a arbustos y árboles muy grandes. Tan diversas como son, todas tienen flores de cinco pétalos en forma de embudos o ruedas.

Muchas de las solanáceas son venenosas, pero no todas. La más tóxica es probablemente el estramonio; ya en la época de Grecia antigua se conocían sus propiedades. Los chamanes de América usaban semillas de estramonio en sus ceremonias religiosas, por sus efectos narcóticos.

Otra solanácea mortales la belladona, cuyo nombre viene de «bella mujer» en italiano. Las mujeres de Italia la usaban para dilatar las pupilas de sus ojos, porque las pupilas grandes se consideraban atractivas. Hoy los oftalmólogos usan belladona o algún derivado para agrandar las pupilas de los ojos de sus pacientes, y así examinarlos.

Las solanáceas comestibles incluyen las papas, los tomates, los chiles y las berenjenas. Los españoles que conquistaron a los indígenas de México descubrieron los tomates y enviaron semillas a Europa. Esa fruta roja y redonda fue llamada «fruta del amor». En la década de 1550, los italianos experimentaron en la cocina y crearon la salsa de tomate tan famosa de la gastronomía italiana. Las papas, originales de las tierras altas de Perú y Bolivia, también llegaron a Europa. Los aztecas de México descubrieron los chiles, y las berenjenas proceden de India. Como Dios es el creador, puede hacer que florezca lo que él decida. Si quieres florecer para Dios y tener hermosura para él como cristiano(a), pídele que te ayude a lograrlo ahora mismo. Con gusto te ayudará a ser un(a) cristiano(a) «en flor».Más de 2000 especies de plantas pertenecen a la familia de las Solanáceas. Varían desde pequeñas flores silvestres a arbustos y árboles muy grandes. Tan diversas como son, todas tienen flores de cinco pétalos en forma de embudos o ruedas.

Muchas de las solanáceas son venenosas, pero no todas. La más tóxica es probablemente el estramonio; ya en la época de Grecia antigua se conocían sus propiedades. Los chamanes de América usaban semillas de estramonio en sus ceremonias religiosas, por sus efectos narcóticos.

Otra solanácea mortales la belladona, cuyo nombre viene de «bella mujer» en italiano. Las mujeres de Italia la usaban para dilatar las pupilas de sus ojos, porque las pupilas grandes se consideraban atractivas. Hoy los oftalmólogos usan belladona o algún derivado para agrandar las pupilas de los ojos de sus pacientes, y así examinarlos.

Las solanáceas comestibles incluyen las papas, los tomates, los chiles y las berenjenas. Los españoles que conquistaron a los indígenas de México descubrieron los tomates y enviaron semillas a Europa. Esa fruta roja y redonda fue llamada «fruta del amor». En la década de 1550, los italianos experimentaron en la cocina y crearon la salsa de tomate tan famosa de la gastronomía italiana. Las papas, originales de las tierras altas de Perú y Bolivia, también llegaron a Europa. Los aztecas de México descubrieron los chiles, y las berenjenas proceden de India. Como Dios es el creador, puede hacer que florezca lo que él decida. Si quieres florecer para Dios y tener hermosura para él como cristiano(a), pídele que te ayude a lograrlo ahora mismo. Con gusto te ayudará a ser un(a) cristiano(a) «en flor».


Envía tus saludos a: