Regresar

La hormiga león

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Sean prudentes y manténganse despiertos, porque su enemigo el diablo, como un león rugiente, anda buscando a quien devora, 1 S. Pedro 5: 8.

La hormiga león en nada se parece al león africano. Es mucho más pequeña. De hecho, la hormiga león no es un león, tampoco una hormiga. Es un insecto parecido a la libélula. Las hormigas leones tienen cuatro alas estrechas y transparentes; juntan sus alas sobre sus espaldas. Cuando algún intruso alerta a la hormiga león, levanta las cuatro alas. Su cabeza tiene dos grandes ojos y dos antenas parecidas a las de mariposa. Las hormigas león varían en tamaño, desde el que tiene una libélula, hasta menos de tres centímetros con las alas extendidas.

Las larvas de hormiga león se alimentan principalmente de hormigas. Esas larvas son muy feroces para su tamaño. Tienen patas cortas, fuertes cuerpos y cabezas, y viven en arena suave. Aun a su corta edad las larvas saben cómo actuar. Con un rápido giro de la cabeza, arrojan granos de arena o piedritas. Cavan un agujero como embudo con pendientes que consisten de granos finos, sueltos, de arena o tierra. Cuando las hormigas rondan en busca de alimento, pueden acercarse a un agujero de hormiga león. Sus costados son tan resbaladizos que una hormiga no puede sostenerse y cae al fondo del agujero, donde espera la larva de hormiga león, escondida bajo la arena. La larva toma a la hormiga con sus poderosos colmillos y le chupan los fluidos corporales, hasta que el cuerpo de la hormiga es un cascarón seco. Luego la desecha.

Pienso en otra criatura que nos acecha. Satanás anda como león rugiente en busca de su presa: tú y yo. Satanás querrá tentarte, quizá varias veces hoy, para que digas o hagas algo que sabes que no deberías. Hoy antes de que pidas la ayuda de Dios en oración, lee este versículo: «El ángel del Señor protege y salva a los que honran al Señor» (Salmos 34:7).

Ora para que Dios te libre hoy de las tentaciones de Satanás.


Envía tus saludos a: