Regresar

El planeta helado

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Estaba en el mundo; y, aunque Dios hizo el mundo por medio de él, los que son del mundo no lo reconocieron, S. Juan 1:10.

Fue hasta 1930 que Clyde Tombaugh, un granjero de veintidós años de Kansas, Estados Unidos, al usar su telescopio hecho en casa, descubrió el planeta Plutón. Envió dibujos de sus avistamientos a un observatorio profesional en Arizona que acababa de adquirir un telescopio de trece pulgadas, pero no tenía presupuesto para contratar a alguien que lo usara de tiempo completo. Así que contactaron a Tombaugh y lo contrataron medio tiempo para que estudiara los cielos.

A medida que Clyde continuó su estudio de las estrellas, los planetas y las constelaciones, tomó fotografías y aprendió más de Plutón. Fue el noveno planeta descubierto de nuestro Sistema Solar y el más lejano de la Tierra. Con el tiempo, otras personas usaron telescopios para estudiar al pequeño planeta. Usaron el de 150 pulgadas en la cima del Mauna Kea en Hawái, el de 200 pulgadas en el monte Palomar de California, y uno de 80 pulgadas en una montaña de Arizona. Notaron que Plutón giraba sobre su propio eje cada 6.4 días.

Cuando James Christy estudiaba Plutón con el telescopio de Arizona, notó un cuerpo celeste más pequeño a su lado. Una investigación más minuciosa demostró que era una luna pequeña. Christy la llamó Caronte, pues en inglés, Charon se parecía al nombre de su esposa, Charlene. También notó que esta luna orbita alrededor de Plutón cada 6.4 días, como el planeta gira sobre su eje. Durante 26 años, de 1953 a 1980, hubo muchas especulaciones del tamaño de Plutón y de qué materiales está hecho. Luego se descubrió que Plutón tiene una enorme masa de hielo en su superficie y su luna Caronte, emite suficiente calor como para derretirlo un poco. Así se libera gas metano que estaba en estado sólido, y surge una atmósfera enrarecida. En 2006, los astrónomos declararon que Plutón no es un planeta. ¿Cómo pueden saberlo? S.

Mientras los científicos intentan entender el universo, Jesús sonríe desde el cielo, porque él lo creó. El mundo no lo conoció, pero él te conoce a ti. Dale gracias a Jesús por ser quien es.


Envía tus saludos a: