Regresar

El pájaro Camello

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Dejen todas sus preocupaciones a Dios, porque él se interesa por ustedes, 1 S. Pedro 5.7.

Hace muchos años, algunos chinos vieron un avestruz y lo llamaron «pájaro camello», porque era grande, tenía cuello largo y El 13 patas similares a las de un camello. Se ha escrito del avestruz desde hace miles de años. Los egipcios antiguos usaban plumas de avestruz como símbolo de justicia, pues las barbas a ambos lados del raquis miden exactamente la misma longitud.

Los avestruces son las aves más grandes del planeta y son nativas del Medio Oriente, África y Australia. Miden más de dos metros de altura y pesan 120 kilos. Pueden correr a 90 kilómetros por hora, pero 70 es su velocidad promedio. Corren a esa velocidad durante una hora sin cansarse.

El avestruz hembra pone hasta 15 huevos; los avestruces son buenos padres. La hembra se sienta en el nido durante el día, y el macho durante la noche. Cuando salen los polluelos, la madre encuentra piojos, pulgas y gusanos para alimentarlos hasta que puedan pastar.

En 1960, en el Parque Nacional de Nairobi, los trabajadores registraron una situación en la que el avestruz macho estaba sentado en un nido de 40 huevos. Una manda de leones lo alejó. Los cachorros jugaron con los huevos como si hubieran sido pelotas, pateándolos por todo el lugar. Cuando por fin se marcharon los leones, el avestruz volvió a colocarlos huevos en el nido y se sentó nuevamente. Lo asombroso fue que eclosionaron. Los huevos de avestruz son tan grandes (tienen dos yemas) que en tiempos antiguos se usaban los cascarones para llevar agua.

Así como los avestruces cuidan y alimentan a sus crías, Dios protege y sustenta a sus hijos e hijas. Hoy cuando ores, pide a Dios que asuma el mando de tu vida y te guarde de todo mal. Así será, pues


Envía tus saludos a: