Regresar

Trombas de agua

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Se escucha en los precipicios el eco atronador de tus cascadas; los torrentes de agua que tú mandas han pasado sobre mí, Salmos 42: 7.

Hay agua bajo la superficie de la tierra, así como petróleo y otras sustancias. Muchos hogares usan agua que sale de pozos. En algunas islas, como Bermuda, se capta agua de lluvia en grandes tanques en los techos de las casas. La mayoría usamos agua de pozo, agua purificada de río o lago, o agua de mar desalinizada.

En casi todas las zonas que tienen agua subterránea, las piedras y la arena que la contienen, están frías. En otros lugares la capa freática (la profundidad subterránea en que se encuentra el agua) es poco profunda. Cuando vivía en Colorado, Estados Unidos, el pozo de nuestro patio tenía menos de dos metros de profundidad. Por el río Platte en Nebraska, la capa freática tiene un par de metros de profundidad. En otros sitios, es necesario cavar cientos de metros hasta encontrar agua.

En otras zonas subterráneas, las rocas son incandescentes y el agua está bajo presión. Cuando el agua fluye por estas reservas, se calienta hasta superar el punto de ebullición. Bajo tanta presión, agua y vapor brotan al aire desde grietas o fisuras. Así se tienen los géiseres, por los que es famoso el parque nacional Yellowstone. El géiser más famoso del mundo es el Old Faithful, que expulsa agua a intervalos regulares. Su rutina se repite debido a que más agua pasa por la zona calentada. Al volverse supercaliente, vuelve a salir expulsada.

Al recordar David su amor por el Señor y su deseo de servirle, se dio cuenta de que su vida necesitaba ayuda, la cual solamente podía recibir del Señor. Ora como David, para que Dios venga y se encargue de tu vida. Agradécele hoy por su presencia constante en tu vida.


Envía tus saludos a: