Regresar

Ratas canguro

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Dijo Jesús a sus discípulos: «Esto les digo: No se preocupen por lo que han de comer para vivir, ni por la ropa que necesitan para el cuerpo», S. Lucas 12: 22.

La rata canguro no se preocupa por lo que va a beber. Así como los demás roedores, obtiene agua de su alimento, que consiste principalmente de semillas. Viven en las zonas áridas de México y Estados Unidos. Básicamente son ermitañas, pues cada una construye su casa lejos de las demás ratas.

Las ratas canguro construyen numerosos túneles interconectados en el suelo y sus casas tienen hasta doce entradas. Salen a la superficie a juntar semillas; las guardan en depósitos en sus mejillas. Pueden acumular cientos de semillas antes de bajar y dejarlas en los túneles, donde continuamente las mueven de lugar. Las semillas no solamente son semillas, también humidificadoras, ambas funciones indispensables.

Estas criaturitas miden hasta 20 centímetros de largo y más de la mitad pertenece a su cola. Tienen patas delanteras cortas y largas patas traseras, como los canguros. Usan su cola para equilibrarse cuando saltan. Tienen un lindo mechón de pelo en la punta de su cola. Su pelo es amarillo claro, o marrón oscuro, en sus lomos, con una banda blanca por el costado hacia la cola, y abdomen blanco.

La hembra tiene crías dos veces al año. Tiene de dos a seis en una camada. Los naturalistas dicen que la casa de túneles se convierte en una guardería de bebés que maúllan como gatitos. Cuando se enojan, las ratas pisotean el suelo, que es una advertencia para que sus enemigos se alejen.

Las ratas canguro dedican casi toda su energía a almacenar comida. Dios nos dice que no nos preocupemos por nuestras necesidades físicas. Si nuestra vida espiritual está bien con él, se encargará de todo lo demás, pero la mayoría de nosotros tiene tan poca fe que no queremos confiar tanto. Di hoy a Dios que quieres confiar en él, y luego confía genuinamente. Deja que te ayude a tomar las decisiones difíciles hoy, y verás qué sucede. Te sorprenderás.


Envía tus saludos a: