Regresar

Ojos de linterna

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Dichosos ustedes, porque tienen ojos que ven y oídos que oyen, S. Mateo 13: 16.

En las rocas de corales de las aguas caribeñas, entre Estados Unidos y Sudamérica, viven peces que tienen luces en sus cabezas. Han recibido el justo nombre de ojos de linterna. El primero de estos peces fue encontrado en 1907, flotando en el agua cerca de la isla de Jamaica. Un grupo de pescadores mexicanos encontró el segundo en 1972. Los buzos informaban que podían verlos a la distancia, pero nadie se acercó a su hábitat natural hasta 1978. En ese momento, un equipo de cuatro buzos se sumergió 60 metros en el mar Caribe.

Se sumergieron de noche, en total oscuridad. Al aproximarse a los 60 metros, sabían que podían permanecer solamente diez minutos a esa profundidad. De repente vieron las luces de un pez ojo de linterna caribeño. De inmediato lo rodearon. Usaron las tácticas del pez y lo alumbraron, para tomarle fotografías.

Los ojos de linterna caribeños son muy tímidos. Viven en profundidades de 30 a 180 metros. Pueden apagar y encender a voluntad sus protuberancias luminosas. Si corren peligro, zigzaguean por el agua, mientras prenden y apagan sus luces. La intensidad de sus luces es como la de una linterna de bolsillo opaca.

En el mar Rojo y la región Indo-Pacífico habitan otras dos especies de peces ojos de linterna. Durante la Guerra de los Seis Días en 1967, un avión nocturno israelí detectó un brillo verde cerca de la costa del mar Rojo. Los tripulantes pensaron que eran buzos militares egipcios y arrojaron granadas al agua. A la mañana siguiente había peces muertos por toda la playa. Todavía se les veía un brillo verde de sus órganos bajo los ojos.

Dios nos ha dado ojos espirituales, además de físicos. Espera que los usemos para encontrar su verdad y todos los consejos que nos ha dado. Da gracias hoy a Dios porque te ha dado ojos espirituales con los que puedes ver la luz de la verdad en su Palabra.


Envía tus saludos a: