Regresar

Ojos maravillosos

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Desde que el mundo fue creado, claramente se ha podido ver que él es Dios y que su poder nunca tendrá fin. Por eso los malvados no tienen disculpa, Romanos 1: 20.

¿Quién podría hacer algo tan complejo como el ojo humano? Los seres humanos han tratado de duplicarlo. La lente de una cámara es similar al ojo. Cuando un ojo tiene problemas, los oftalmólogos (especialistas en ojos) pueden tratar de reparar el daño o transferirle otras partes, pero no pueden crear un ojo nuevo. Cuando un ojo deja de servir, con frecuencia es necesario extirparlo y sustituirlo con uno artificial.

Dios creó los ojos con maestría. La vista puede dividirse en cuatro partes: capacidad para detectar la luz, capacidad para detectar movimiento, capacidad para detectar y distinguir formas, y visión a colores.

Es fascinante notar que no todas las criaturas tienen los mismos ojos. Un búho tiene visión nocturna excelente, sobre todo al cazar comida. El gusano tiene dos fosas oculares para sentir la luz. Una amiba siente solamente luz y oscuridad. Las arañas tienen una estructura ocular simple que les permite ver objetos a corta distancia. Las moscas tienen ojos fantásticos, y las libélulas tienen quizás los ojos más complejos del reino animal. Los reptiles ven muy bien y tienen visión aguda. En general, las aves tienen la visión más aguda de todos. Algunos buitres ven su «merienda» en el suelo a 1200 metros de altura.

El optometrista Les Thornburg afirmó: «Probablemente nunca sabremos con seguridad qué ven los otros animales [...]. Pero una cosa es segura [...] cada animal ve exactamente lo que necesita ver». Así hizo Dios a todas sus criaturas, diferentes a propósito.

Tenemos un Dios amoroso y cuidadoso que nos creó con cariñoso cuidado. Pensó en todo. Dale gracias en tu oración este día por cómo te hizo y la vida que te dio. Quiere lo mejor para ti. ¡Siempre!


Envía tus saludos a: