Regresar

Cachorritos

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Dios los ha comprado. Por eso deben honrar a Dios en el cuerpo, 1 Corintios 6:20.

“Se lleva a cabo un delicado experimento ecológico, y el hecho de que sea de Dios en vez de nuestro es más razón para rodearlo con alambre de púas.” Lo dijo Pete Sánchez, especialista en recursos naturales del Departamento del Interior de Estados Unidos. El señor Sánchez se refería al pez ciprinodóntido, o cachorrito, que vive en el Hoyo del Diablo, cerca de Ashland, Nevada.

Parece que algunos pececillos cachorritos han quedado varados desde el diluvio en un estanque alimentado por manantiales a 32 kilómetros del Valle de la Muerte. Según algunos ictiólogos (científicos de peces), esta especie de cachorrito no tiene valor comercial o estético. Como esta especie solamente se encuentra en ese pequeño estanque, estuvo en la lista de especies en peligro del gobierno estadounidense. Se colocó una valla de alambre alrededor del estanque para protegerlo.

En septiembre de 2013 había solamente 65 peces en el estanque. Alcanzan tres centímetros de longitud y tienen aletas pélvicas. Después de nacer, maduran en un periodo de dos a cinco meses; se alimentan de algas y viven de tres a seis meses cuando son adultos. Sin embargo, pueden vivir inactivos hasta que el estanque vuelva a llenarse de agua. Los machos son de color metálico azul, verde y dorado con barras plateadas. Las hembras son de color azul verdoso opaco.

Un grupo inmobiliario quería convertir el terreno en un fraccionamiento para venderlo, pero no obtuvieron permiso porque eso habría destruido los estanques donde sobreviven esa y otras especies de peces. De haber seguido adelante con su plan, habrían enfrentado un año de prisión. Habían esperado vender los lotes designados en el fraccionamiento por casi 420 millones de dólares. El gobierno estadounidense ha invertido 5.5 millones en una reserva de vida salvaje para salvar a los cachorritos, pues consideró que son valiosos. ¡Imagina gastar tanto dinero para salvar a unos cuantos pececillos!

Jesús otorgó un altísimo valora nuestras vidas. Dio la suya, al morir en la cruz, para que tú yo podamos redimirnos del pecado. Dale gracias hoy por ese valioso sacrificio por ti.


Envía tus saludos a: