Regresar

Los asesinos de la naturaleza

Matutina para Android

Play/Pause Stop
No mates, Éxodo 20; 13.

Al contemplar en mundo natural que nos rodea, es triste ver cómo lo ha alterado el pecado. El plan original de Dios era perfecto, pero los celos y el egoísmo han causado todos los problemas que tenemos hoy. La raíz de muchos asesinatos es la envidia.

Por desgracia, el mundo natural no ha escapado a esta terrible situación. Muchas de las encantadoras criaturas que Dios hizo se han convertido en asesinas. No es un tema muy agradable pero tenemos que enfrentarlo, pues es la realidad. Durante muchos años mi esposa ha tenido una tira cómica en el refrigerador. Muestra una familia que tiene todo tipo de problemas. La caja de diálogo dice: «No pueden cambiar de canal, chicos. Esta es la vida real». Así es.

Salvo cuando buscan comida, la mayoría de los animales no son asesinos, aunque algunos, sí. Su motivo suele ser la envidia. Lo interesante es que en la mayoría de los casos, el macho hace el trabajo Sucio. No es lo mismo con los humanos.

Qué tristeza, que los animales tampoco puedan ser felices. Algunos de los más dóciles, como ciertas especies de monos y babuinos, matan con rapidez y ferocidad. La envidia es una situación de gran amenaza para los machos que tienen harenes. Otros machos quieren ser reyes entre las hembras, así que retan a muerte a los machos dominantes.

Dios nunca quiso que su mundo tuviera tal desorden. Todo lo creó en paz y armonía. Este mundo no volverá a ser lo mismo hasta que Jesús vuelva a esta tierra. En tu oración hoy, pide a Dios que te ayude a hacer de este mundo un lugar agradable para vivir hasta donde puedas.

Pídele que te ayude a no sentir egoísmo o envidia hoy, sino que seas una persona pacífica. Muestra a tus amigos lo que Jesús puede hacer en el corazón de alguien que lo invita a vivir en su interior.


Envía tus saludos a: