Regresar

Búhos

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Dará vida eterna a quienes, buscando gloria, honor e inmortalidad, perseveraron en hacer lo bueno, Romanos 2: 7.

Los búhos son más activos de noche, pues sus ojos les permiten ver 100 veces mejor que un humano a poca luz. También pueden voltear sus cabezas casi 270 grados, tres cuartos de un círculo. Sin embargo, no pueden levantar o bajar o mover sus ojos a los lados dentro de sus cuencas, como tú. El búho tiene que mover toda su cabeza para mirar a su alrededor. La lechuza común puede escuchar sonidos diez veces más bajos que tú; por tanto, fácilmente atrapa un ratón en la oscuridad.

Las plumas de las alas de los búhos son suaves y sus bordes en fleco les permite volar silenciosamente hasta su presa desprevenida, al callar el sonido del aire al pasar. Un búho ataca a un Zorrillo por detrás; hunde sus filosas garras en la cabeza del zorrillo. Así que este no tiene oportunidad de arrojar su apestoso químico. De todos modos el desagradable líquido no afectaría al búho, ya que no tiene buen olfato.

Existen 250 especies de búhos aproximadamente. Varían en tamaño, del tecolote enano de 15 centímetros en México y Estados Unidos, al cárabo lapón de 76 centímetros. Los búhos son benéficos para los humanos, pues destruyen a muchos de los molestos roedores que causan diversos problemas. Me gusta escuchar el ulular de un búho cuando acampo en el bosque, porque sé que cuento con un vigía nocturno.

Jesús hizo a los búhos, así como a todas las demás criaturas, y les dio instintos para sobrevivir. Dios ha dado talentos a cada uno de nosotros. Quizá puedas usar algunos para conocerlo y entenderlo mejor.

Al compartir el amor de Jesús con nuestros amigos, podemos dar al diablo un «ataque sorpresa». Pide hoy a Dios que te ayude a invitar a un(a) amigo(a) a aceptar a Jesús como su Salvador personal.


Envía tus saludos a: