Regresar

Sanguijuelas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
La sangre es la vida de todo ser viviente, Levítico 17:14.

Durante años las sanguijuelas han sido acusadas de ser chupasangres, y la mayoría lo son. Pero algunas de las 650 especies de sanguijuelas prefieren vivir en las larvas de diversos insectos, gusanos y caracoles. Hay sanguijuelas por todo el mundo. En general, pensamos que solamente viven en clima cálido, pero se han encontrado más sanguijuelas en aguas antárticas que en el trópico. También se encuentran desde el nivel del mar, hasta a 3657 metros de altitud.

Roy Sawyer, científico investigador de la Universidad de California, fue de expedición a Guayana Francesa. Al recorrer los pantanos en busca de sanguijuelas, encontró la que buscaba: una Haementeria ghillianii de 45 centímetros de largo. Emocionado, llevó dos de vuelta al laboratorio para experimentar. Los científicos llamaron a una, Abuela Moisés, porque produjo 750 crías en tres años. Las sanguijuelas gigantes pueden poner hasta 200 huevos tres veces al año.

En su investigación, Sawyer descubrió que las sanguijuelas son glotonas. Se llenan tanto de sangre en una sola chupada, que pueden vivir de cuatro a seis meses sin volver a comer. Cuatro o cinco sanguijuelas de buen tamaño pueden succionar la vida de un conejo en 30 minutos. En el Medio Oriente existe una especie de sanguijuela que se sujeta al interior de las fosas nasales. Cuando el ejército de Napoleón entró al Sinaí en 1815, los soldados desobedecieron el Talmud judío, que prohíbe específicamente beber de estanques abiertos. Muchos soldados perdieron la vida debido a las sanguijuelas que se sujetaron a sus fosas nasales. A los británicos les sucedió lo mismo en la Primera Guerra Mundial, apenas un siglo después.

Dios nos ha dado vida por medio de la sangre que corre por nuestras venas. Jesús dio su vida para que pudiéramos tener una vida nueva por toda la eternidad. Dale gracias hoy por su vida que nos ha dado vida.


Envía tus saludos a: