Regresar

Acarreo de ponis

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Lo mejor es dejarlos crecer juntos hasta la cosecha; entonces mandaré a los que han de recogerla que recojan primero la mala hierba y la aten en manojos, para quemarla, y que después guarden el trigo en mi granero, S. Mateo 13: 30.

Cerca de las costas de Maryland y Virginia en Estados Unidos, está una islita llamada Assateague, en la que viven ponis salvajes. Se cree que los ancestros de esos animales nadaron a la isla desde un barco que se hundió cerca de ahí hace muchos años. Los ponis han prosperado en la isla y se multiplican en número. Así que cada año, durante la última semana de julio, la gente de la cercana isla de Chincoteague viaja a Assateague para hacer que los ponis salvajes vayan a su isla. El agua no es profunda y es un trayecto corto, así que los ponis fácilmente pueden hacerlo nadando. Por toda la ruta van pequeños botes llenos de gente que anima a los ponis, o simplemente observa.

Este rodeo es el más antiguo del este y se llama el Acarreo de Ponis. Cuando llegan a la isla de Chincoteague se les permite descansar; luego los conducen por la calle principal del pueblo a un enorme corral, donde los alimentan con heno. Miles de personas miran el desfile de caballos salvajes. De hecho, llegan muchos turistas para presenciar el acontecimiento. Mientras los ponis comen, entran hombres al corral, a pie, para separar a los potros de sus madres y colocarlos en caballerizas separadas. Al día siguiente hay una subasta de potros. Los mejores postores se los llevan. Las ganancias de este evento anual son para los bomberos de Chincoteague, y el cuidado de los ponis en Assateague. El resto de la manada vuelve a Assateague, donde los isleños de Chincoteague los vigilarán con cuidado durante el siguiente año.

Jesús dijo que los pecadores serán separados de los justos y recibirán su castigo; solamente los justos irán al cielo. Pide a Dios que te ayude hoy a estar en el grupo que disfrutará la eternidad con él.


Envía tus saludos a: